En el subsuelo del edificio, el hospital tiene la "morgue institucional", sin embargo esta carece de la cámara de enfriamiento para la conservación de cadáveres, comentó León. EFE
La semana pasada ese centro de salud pasó por el colapso de provisión de oxígeno medicinal, por lo que se tuvo que evacuar a un grupo delicado de pacientes con COVID-19

Cochabamba (Bolivia).- La crisis de la COVID-19 en la ciudad boliviana de Cochabamba está a punto de asemejarse a la que la afectó el año pasado, ante carencias como la falta de oxígeno medicinal y las limitaciones de varios centros médicos para atender a los pacientes más graves.

Nuestro generador de oxígeno "no está aportando la cantidad que los pacientes necesitan, no está abasteciendo", relató a Efe con cierta resignación el director Hospital del Sur de Cochabamba, Gróver León.

La semana pasada ese centro de salud pasó por el colapso de provisión de oxígeno medicinal, por lo que se tuvo que evacuar a un grupo delicado de pacientes con COVID-19 a otro hospital que sí les pudo dar esa atención, mencionó.

LÍMITE DE ATENCIÓN A LOS MÁS GRAVES

El Hospital del Sur en Cochabamba, ubicado en una de las zonas de mayor crecimiento de esta ciudad con más de 700 mil habitantes, tiene siete unidades de terapia intermedia que están casi al límite pero carece de espacios de cuidados intensivos.

"No tenemos recursos para atender más camas y ampliarlas, tampoco hay médicos o enfermeras" que puedan hacerse cargo, por eso es que el hospital ha dejado de recibir pacientes en situación crítica, detalló el director del centro sanitario.

En un recorrido que hizo Efe por esos ambientes se pudo observar dos enormes tanques de oxígeno que están sin funcionamiento debido a que la empresa responsable de la provisión se niega a hacerlo ante la falta de pago, según comentó una fuente del hospital.

En el subsuelo del edificio, el hospital tiene la "morgue institucional", sin embargo esta carece de la cámara de enfriamiento para la conservación de cadáveres, comentó León.