Morena es un fenómeno político que alcanzó su clímax en las elecciones federales de 2018, apenas 4 años después de su creación como partido político, obteniendo el 53.19% de los sufragios a favor de su candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, 5 gubernaturas y la mayoría parlamentaria en ambas Cámaras del Congreso.

Difícilmente el próximo 2 de junio los astros se volverán a alinear a favor de Morena tal y como ocurrió en el sorprendente 2018. El partido afronta la inconformidad y la desilusión de meritorios miembros que se sentían firmes candidatos, desplazados por decisiones cupulares de último momento, así como también, al desmarque de dos partidos que decidieron tomar distancia, el Partido Encuentro Social y Redes Sociales Progresistas.

Mención aparte merece Porfirio Muñoz Ledo, instalado en primera fila del México de las últimas 6 décadas. Mencionar sus cargos y encargos públicos ameritaría un artículo aparte, baste destacar que presidió en su momento el PRI y posteriormente el PRD, cofundador de la Corriente Democrática, le colocó la banda presidencial a AMLO, presidente de la Cámara de Diputados en el primer año de la actual LXIV Legislatura. Así como Muñoz Ledo interrumpió el sexto Informe de Miguel de la Madrid, hasta la fecha no se contiene para exponer y defender sus argumentos, fiel a lo que considera justo, interrumpiendo a quien tenga que hacerlo. Actualmente, Muñoz Ledo litiga en el TEPJF su postulación para reelegirse como diputado plurinominal, decisión cuyo plazo expira el día de mañana. Asimismo PML promueve un Frente Amplio en Defensa de la Constitución y organismos autónomos, al lado de académicos, jueces, periodistas, intelectuales y ciudadanos interesados. El cometido de dicho frente es la defensa ante posibles acciones de inconstitucionalidad como sería la prolongación del mandato del presidente de la Suprema Corte, al igual que la defensa de instituciones como el INE, Inegi, INAI y demás órganos autónomos constitucionales. Para PML la tragedia de la Línea Dorada es el núcleo de la corrupción que derruyó la estructura moral de Morena. Anticipa Muñoz Ledo que en la LXV Legislatura Morena no alcanzará los 250 diputados federales, el voto de castigo proporcionará nuevos equilibrios, lo cual conviene al país, pues la segunda etapa del sexenio debe ser de diálogo y acuerdos, no de seguir en la polarización. “AMLO quiere seguir actuando como oposición, pero con todas las instituciones del país en su poder”.

Morena debe evitar incurrir en la soberbia —para cualquier duda, favor de consultar a la historia.