Foto: Especial
La ley impide a los cuerpos militares participar en la detención de civiles, así que no pueden arrestar a migrantes sin papeles. Sus tareas son básicamente de apoyo logístico

Washington. El secretario de Defensa de Estados Unidos, general James Mattis, visitó hoy a las tropas desplegadas por orden del presidente Donald Trump en la frontera sur ante el avance por México de varias caravanas de migrantes centroamericanos que pretenden pedir asilo.

Mattis se desplazó al sur de Texas, donde hay 2 mil 800 de los 5 mil 600 soldados en activo desplegados. Los otros están en Arizona (mil 500) y California (mil 300).

Estamos aquí por el número de (migrantes) que dicen que van a intentar entrar ilegalmente a nuestro país, dijo Mattis a las tropas, según medios estadunidenses.

El jefe del Pentágono defendió además ante los periodistas el despliegue ordenado por Trump, el cual ha perdido lugar en el discurso del presidente desde las elecciones legislativas de medio mandato realizadas el 6 de noviembre. Ante las tropas y la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, que se unió a él en Texas, Mattis destacó que la misión de los soldados es apoyar a las autoridades de Aduanas y Protección Fronteriza. Ese y solamente ese es nuestro papel ahora mismo, indicó.

La ley impide a los cuerpos militares participar en la detención de civiles, así que no pueden arrestar a migrantes sin papeles. Sus tareas son básicamente de apoyo logístico.

Está previsto que los soldados estén allí hasta el 15 de diciembre, aunque esa fecha podría cambiar. Se trata del mayor despliegue militar en la frontera desde la Revolución Mexicana. El número de soldados en activo es, además, más del doble de los 2 mil que hay en Siria luchando contra el Estado Islámico.

Junto a ellos hay además 2 mil 100 miembros de la Guardia Nacional, un cuerpo de voluntarios que sirve de reserva al Ejército. Fueron enviados en abril por Trump ante la llegada de otra caravana.

Este martes llegaron a Tijuana, que hace frontera con el estado estadunidense de California, más de 350 migrantes de la caravana más avanzada que atraviesa México. Trump firmó el viernes una orden que impide pedir asilo a los migrantes que haya cruzado sin documentos la frontera sur.