Especial/ Ocho meses después de que la pandemia aplanara la economía, las solicitudes semanales de desempleo aún apuntan a una serie de despidos.
Un aumento en los casos virales y el fracaso del Congreso hasta ahora para brindar más ayuda a las personas y empresas con dificultades amenazan con profundizar el dolor económico de los estadounidenses

La semana previa a las elecciones presidenciales en Estados Unidos, el número de estadounidenses que solicitaron beneficios por desempleo se redujo levemente a 751 mil, un nivel aún históricamente alto que muestra que muchos empleadores siguen recortando empleos ante la acelerada pandemia.

Un aumento en los casos virales y el fracaso del Congreso hasta ahora para brindar más ayuda a las personas y empresas con dificultades amenazan con profundizar el dolor económico de los estadounidenses. 

Ocho meses después de que la pandemia aplanara la economía, las solicitudes semanales de desempleo aún apuntan a una serie de despidos. Antes de que el virus atacara en marzo, la cifra semanal se había mantenido por debajo de 300 mil durante más de cinco años consecutivos.

El informe del jueves del Departamento de Trabajo dijo que el número de personas que continúan recibiendo los beneficios tradicionales por desempleo se redujo a 7.3 millones. Esa cifra muestra que algunos de los desempleados están siendo llamados a sus antiguos trabajos o están encontrando otros nuevos. Pero también indica que muchos estadounidenses desempleados han agotado su ayuda estatal por desempleo, que generalmente expira después de seis meses, y han pasado a un programa federal de beneficios extendidos que dura 13 semanas adicionales.

El mercado laboral ha estado bajo presión desde que el virus paralizó la economía y apenas ha recuperado la mitad de los 22 millones de puestos de trabajo que se perdieron a causa de la pandemia a principios de la primavera. El ritmo de recontratación se ha debilitado constantemente, de 4.8 millones de puestos de trabajo añadidos en junio, a 661 mil en septiembre. 

El viernes, cuando el gobierno emite el informe de empleos de octubre, los economistas prevén una nueva desaceleración, a 580 mil empleos adicionales, según una encuesta de la firma de datos FactSet.

La semana pasada, casi 363 mil personas solicitaron ayuda por desempleo en virtud de un nuevo programa que amplió la elegibilidad por primera vez a los autónomos y los trabajadores autónomos, un poco más que las 359 mil de la semana anterior. Esa cifra no se ajusta a las tendencias estacionales, por lo que se informa por separado.