Desde 2015 en Coahuila

Pese a que la legislación lo permite desde 2015, la lucha por la igualdad de género en Coahuila tiene una de sus peores estadísticas en los registros de nombres de bebés, pues desde entonces solo en 14 casos se antepuso el apellido materno al paterno.

Para dimensionar la falta de uso del recurso, basta con señalar que el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi) refleja un promedio de 60 mil nacimientos por año en la entidad, por lo que en el mismo lapso se asentaron aproximadamente 240 mil menores.

Es decir, este tipo de registros no llega ni al 0.1 por ciento.

“Creo que estamos muy arraigados a los usos y costumbres: que sea paterno, materno y nombre”, expuso Dora Alicia de la Garza, directora estatal de Registro Civil.

Hace dos años, VANGARDIA MX publicó que en 2015 y 2016 únicamente ocho matrimonios decidieron priorizar el apellido materno, y que en 2017 no hubo ninguna solicitud al respecto.

En 2018 hubo seis casos, los cuales “son importantes porque son decisiones de pareja, por mutuo acuerdo”, refirió la funcionaria. De este año, aún no hay cifras.

Sobre la regulación, detalló que el único candado que existe es que la jerarquización de los apellidos se aplique desde el primogénito de las parejas, pues si tuvieran más hijos todos deberán estar homologados.

Además, la ley considera más combinaciones, permitiendo que el segundo apellido de cualquiera de los padres pueda ser el primero del infante.