Aunque en México el desempleo formal es relativamente bajo (3.7%) ahora se esta evaluando como afectará la crisis por la pandemia en la economía informal, dijo Bárcena. CUARTOSCURO
Las cifras duras ubican a México dos décadas atrás por el impacto del coronavirus

CDMX.- La pobreza podría alcanzar al 48% de la población pues además de los efectos sobre la salud, el coronavirus le pegaría de manera directa o indirecta a los 40 millones de trabajadores formales o informales que hay en el país.

En cuestión de semanas México podría retroceder un par de décadas en materia social y todos los esfuerzos institucionales por sacar de la pobreza y de la indigencia a millones de mexicanos quedarían hechos polvo.

Así de sombrío es el panorama que queda dejará la crisis provocada por el coronavirus, la recesión económica es una certeza, pues según la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena la caída será de entre -2.3% y -4.0%. El desempleo y la pobreza aumentarán en forma importante

Aunque en México el desempleo formal es relativamente bajo (3.7%) ahora se esta evaluando como afectará la crisis por la pandemia en la economía informal, dijo Bárcena.

Aunque el ingenio nunca falta, la pobreza le pegará a millones de mexicanos. Cuartoscuro

Por cada dos puntos de caída del PIB, el desempleo formal aumentará en un punto porcentual y la pobreza en carca de seis puntos, lo anterior a escala regional según la Cepal.

Y aplicado dicho criterio a México al término de la pandemia la tasa de desempleo se ubicaría en 4.9% porcentaje similar al de 2015 y la pobreza rondaría en 48% lo que no se veía desde hace dos décadas.

La medición más reciente de la Cepal en 2018 el 41.5% de los mexicanos vivía en la pobreza y un 10.6% en la indigencia, en 2000 esos indicadores fueron de 48.8% y 13.8% respectivamente.

Según Rogelio Gómez Hermosillo coordinador de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza el coletazo económico del coronavirus le pegará a 75% de los trabajadores formales e informales del país, aproximadamente 40 millones de mexicanos.

Desde el miércoles 25 ya se perfila un panorama sombrío para los trabajadores pues la emergencia sanitaria para enfrentar la pandemia entró en su fase 2 lo que implica el cierre por tiempo indefinido de miles de empresas de todo el país y muchos de esos negocios no lo soportarán y se irán al cierre definitivo.

Para mediados de abril  cuando se tiene prevista la fase 3 que significa la paralización de más centros de trabajo y la intensificación del aislamiento social la situación para el sector laboral será peor.

La población económicamente activa llegó en enero pasado a 57 millones 625 mil 521 personas la mayoría en el sector formal, lo anterior según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo realizada por este organismo hay 52.8 millones de mexicanos desocupados, subocupados y desempleados, es un segmento poblacional que vive al día y al que más pegará directamente la parálisis de la economía.

Desempleados, adultos mayores y todos aquellos que viven de la economía informal y carece de los mínimos servicios de salud son los que se verán directamente afectados por el impacto del coronavirus, dijo la secretaria ejecutiva de la Cepal.

Aunque Alicia Bárcena destacó a favor de México que cuenta con un sistema de salud pública más amplio que en otros países y podría hacer llegar de manera más rápida ayudas económicas y transferencias condicionadas a los sectores más afectados por los efectos devastadores de la pandemia.

(Con información de la Revista Proceso.)