El suizo no pudo completar la misión de llegar a la final

El intento de Roger Federer de ganar su tercer Abierto de Australia consecutivo terminó de forma sorpresiva el domingo al caer por 6-7 (11), 7-6 (3), 7-5, 7-6 (5) ante Stefanos Tsitsipas, que se convirtió en el primer tenista griego en alcanzar los cuartos de final de un Grand Slam.

La clave del choque fue que Federer no pudo convertir ninguno de los 12 puntos de quiebre de los que dispuso. Tsitsipas, por su parte, materializó uno de tres, en el último juego del tercer set.

A sus 37 años, Federer era el tenista más veterano en competición mientras que Tsitsipas, de 20, es el más joven.

El choque fue emocionante de principio a fin, tanto por la alta calidad del tenis que desplegaron como por su entretenido estilo de juego, algo que se espera de Federer desde hace años, pero que es un descubrimiento en Tsitsipas.

Federer ganó seis títulos en Melbourne Park, un record que comparte con el primer preclasificado, Novak Djokovic, y con Roy Emerson.

“Ahora mismo soy la persona más feliz en la Tierra”, manifestó Tsitsipas, cuyo anterior mejor registro en un grand slam era una eliminación en octavos de final de Wimbledon el año pasado.

Su próximo rival será Roberto Bautista Agut, que debutará también en cuartos de un major tras deshacerse del subcampeón de 2018, Marin Cilic, en cinco sets por 6-7 (6), 6-3, 6-2, 4-6, 6-4. El español había perdido en sus nueve participaciones anteriores en octavos de final de un grande.