Foto: Especial
Jessica Stallings, lucha contra el sistema de justicia de EU para que su abusador no se acerque a los hijos que la obligó a tener

Estados Unidos.- En Alabama un tribunal obligó a una mujer de 32 años que deje ver a sus dos hijos a su tío, quien abusó de ella cuando estaba en la adolescencia, y también es el padre de ellos, informaron medios locales.

Una mujer de Estados Unidos emprendió una dura batalla para evitar que su tío, un sujeto que abusó sexualmente de ella cuando tenía 12 años, la embarazó y la llevó a tener dos hijos de él, se apodere de los menores.

Jessica Stallings, natural de Alabama, de 32 años, salió a dar la cara en todos los medios de comunicación de Estados Unidos para describir lo que por muchos años Lenion Richard Barnett, el medio hermano de su madre, le hizo y lo que ahora quiere lograr.

Según recogió el portal Daily Mail, Jessica Stallings contó que su tío comenzó a meterse en su cama cuando ella solo tenía 12 años y este 19. 

A los 14 años Lenion Richard Barnett, el tío, la embarazó. Sin embargo, el parto no se pudo dar, pues la adolescente tuvo un aborto involuntario.

Con 16 años dio a luz a su primer hijo. Dos años después tuvo otro que murió. A los 19 tuvo su último niño.

La familia de Jessica Stallings y Lenion Richard Barnett los obligaron a casarse, pero un juzgado de Alabama no lo quiso validar por el lazo de consanguinidad muy fuerte que había entre ambos.

Aún así, nadie acusó a Lenion Richard Barnett de abuso sexual ni lo condenaron por tal delito.

Desde 2015, cuando Lenion Richard Barnett fue liberado de una prisión en Estados Unidos por delitos que no guardaban relación al abuso sexual que cometió contra su sobrina, el sujeto le pidió la custodia de los niños.

Su lucha en los tribunales continúa. Foto: Especial

Jessica Stallings, quien se considera una opositora a la propuesta del aborto en Estados Unidos, empezó desde entonces una batalla legal porque Lenion Richard Barnett no pueda acercarse a los niños que procreó.

"He pasado toda mi vida asustada de mi violador, y ahora, estoy luchando contra él por la custodia de mis hijos", dijo la mujer a los medios locales.

Además confesó que la última Navidad tuvo que soportar mandar a sus hijos con su 'padre' por 3 días porque se lo obligaban las normas de los Estados Unidos.

Cuando Stallings fue a poner la denuncia, de que el hombre que la había violado, quería ser parte de la vida de sus hijos, la defensora de la crisis de violación Portia Shepherd escuchó algo que "me mató, me sorprendió". 

"Es la cosa más loca que he escuchado en mi vida", dijo Shepherd. 

Alabama es uno de los dos estados sin estatuto que anula los derechos paternales de una persona que se considera que ha concebido al niño por violación o incesto, un hecho que ha ganado relevancia desde que sus legisladores adoptaron la prohibición de aborto más estricta de la nación en mayo .