Los escritos contienen revelaciones sobre el comportamiento de la familia real y los momentos más felices que pasó la princesa antes de su muerte.

Las cartas enviadas por la fallecida princesa Diana a un mayordomo, se vendieron este jueves por miles de libras esterlinas. En ellas Lady Di hace revelaciones sobre la familia real, menciona que el joven príncipe Enrique solía meterse “constantemente en problemas” al estudiar en un internado.

Las seis cartas escritas a mano fueron originalmente dirigidas a Cyril Dickman, quien fuera el ex mayordomo principal del Palacio de Buckingham, en las décadas de 1980 y 1990.

En una carta enviada cinco días después del nacimiento de Enrique, en septiembre de 1984, Diana agradece a Dickman por el escrito que le mandó que ella misma definió como un “tiempo particularmente feliz”, donde describe lo cariñoso que era el príncipe Guillermo con su hermano bebé.

“Guillermo adora a su hermanito y se la pasa abrumando a Enrique con una cantidad infinita de abrazos y besos, apenas deja que sus padres se le acerquen”, escribió la princesa.

Diana agregó que estaba abrumada por la reacción ante el nacimiento de Enrique: “Apenas puedo respirar por la cantidad de flores que han llegado”.

 Esa carta tenía un precio estimado de 600 libras esterlinas (745 dólares), pero se vendió por 3.200 libras (3.975 dólares), de acuerdo a la información de la casa de subastas Cheffins en Cambridge.

En otra misiva escrita en 1992, Diana dijo que sus dos hijos disfrutaban de estudiar en un internado “¡aunque Enrique se mete constantemente en problemas!”.

Diana murió en un accidente automovilístico en París en 1997.

Las cartas eran parte de una colección que incluía unos 40 objetos de la realeza. La casa de subastas dijo que las ofertas se presentaron por internet y en la sala de remates, e incluyó a interesados de Australia, Japón y Estados Unidos.

Otros de los artículos eran fotografías y tarjetas navideñas de varios miembros de la familia real así como una rebanada de pastel de la boda de la reina Isabel II de 1947.