Foto: Cuartoscuro
La presión arterial de Duarte de 80/50 lo forzó a ir al servicio médico del reclusorio y tendrá que permanecer en cama por indicaciones médicas hasta que se logre estabilizar su presión.

CIUDAD DE MÉXICO.- El ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, quien inició una huelga de hambre al interior del Reclusorio Norte, sufrió una baja de presión y sintió mareos y nauseas, confirmaron fuentes a EL UNIVERSAL.

La presión arterial de Duarte de 80/50 lo forzó a ir al servicio médico del reclusorio y tendrá que permanecer en cama por indicaciones médicas hasta que se logre estabilizar su presión.

El ex gobernador no aceptó que se lo administrara suero pese a ser diagnosticado con hipotensión y deshidratación.

Duarte permanece en huelga de hambre, desde el pasado 17 de agosto, en solidaridad, ha señalado, por el trato que se les ha dado a sus ex colaboradores en Veracruz.