La imagen es impactante: una adolescente de 16 años intenta lanzarse desde un puente peatonal, ubicado sobre la carretera Torreón-Matamoros, a la altura del campo militar. En la fotografía se ve a la joven de espaldas a punto de soltarse del barandal al tiempo que dialoga con una pareja que finalmente lo convenció de no cumplir su objetivo.

Fue una charla de 15 minutos, la pareja caminaba cargando a su bebé cuando vieron a la joven a punto de quitarse la vida. Ellos pudieron ignorar el hecho pero actuaron de manera solidaria y lograron que la chica no fuera una estadística más, que por cierto en Coahuila se ha disparado.

El estado tiene un grave problema de salud pública en el tema de suicidio y hasta ahorita las estrategias aplicadas no han dado resultados. De acuerdo a cifras oficiales en 2018 se han registrado 195 suicidios. A este ritmo es muy probable que se rebase la cifra del 2017 donde se contabilizaron 214.

De acuerdo a la Fiscalía General del Estado de los 195 casos que suman al 9 de octubre, 158 fueron de hombres. La misma dependencia indica que la mayoría de los suicidios se han registrado en la región sur del estado con 69, casi el 90 por ciento de ellos en Saltillo. En segundo lugar se encuentra la región de La Laguna con 55 y Norte con 37, por otro lado se encontró la Centro con 24 y Carbonífera con 10.

El suicidio se ha convertido en uno de los males grandes de nuestros tiempos. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud más de 800 mil personas se suicidan al año a nivel mundial, lo que equivale a una muerte por suicidio cada 40 segundos.

En México hay un promedio de 17 suicidios al día. De acuerdo al Inegi “existe una acentuación de los suicidios en los hombres, un fenómeno que ha sido continuo y ha venido cuadruplicando el riesgo en comparación a las mujeres, pues 8 de cada 10 que se cometen son varones".

La misma dependencia indica que los jóvenes entre 20 y 24 años son los que más frecuentemente se suicidan, principalmente por problemas familiares, amorosos, depresión, ansiedad, abuso del alcohol y drogas, entre otras. De ahí que el suicidio se haya convertido en la segunda causa de muerte entre los jóvenes.

En la literatura desde los tiempos de Shakespeare el suicidio aparece como una solución a los problemas, obviamente en la narrativa es presentado como una forma romántica de escapar de la realidad, en la vida cotidiana es un escape muy poco honroso que incluso la OMS afirma se puede prevenir.

Y es que sin dejar de lado los problemas personales, laborales, económicos o algunas condiciones sociales, 90 por ciento de los suicidios están relacionados a problemas de salud mental como depresión, esquizofrenia, abuso de sustancias tóxicas —drogas y alcohol—. Estudios realizados por investigadores de España y México estiman que 80 por ciento de los suicidios consumados presenta un cuadro depresivo.

En este escenario la pregunta obligada es ¿qué estamos haciendo en México y en Coahuila en materia de salud mental? De acuerdo a especialistas en todo el país falta programas para la detección y prevención oportuna de conductas suicidas y es que los pacientes reciben una intervención hasta cuando llegan a urgencias.

Coahuila ha diseñado diferentes estrategias como el Comité Estatal de Prevención del Suicidio, donde se implementó la Línea de la Vida. Saltillo tiene la Unidad Móvil de Atención de Salud Mental que visita los sectores donde se han más casos. A finales del mes de abril que el Gobierno del Estado implementó el Plan Integral de Prevención del Suicidio con el objetivo de establecer estrategias para la atención de esta problemática.

Los esfuerzos ahí están. Sin embargo las cifras indican que las estrategias aplicadas no han dado del todo resultado. Algo deben hacer las autoridades para mejorar la salud mental e inhibir el suicidio, la detención oportuna de conductas depresivas es fundamental. Por desgracia en México el tema del suicidio no deja de verse como nota roja y como sociedad no damos la verdadera importancia a este tema que no sólo causa a dolor a los familiares, sino que también representa una derrota para la sociedad en su conjunto.

@lharanda