La última víctima del Everest murió a causa de la debilidad después de un largo ascenso y un descenso difícil / Foto: AP
Un escalador británico fallece en la “zona de la muerte”. Autoridades atribuyen los decesos a la debilidad, agotamiento y retrasos en la cumbre

Un escalador británico que estaba demasiado débil como para descender del Monte Everest falleció el sábado, dijeron las autoridades, convirtiéndose en el octavo muerto en la montaña más alta del mundo y el número 18 en el Himalaya nepalí durante la actual temporada.

Funcionarios atribuyeron la mayoría de las muertes a la debilidad, el agotamiento y los retrasos en la abarrotada ruta a la cumbre de 8.850 metros de altura.

Robin Haynes Fisher, de 44 años, falleció en la llamada "zona de la muerte", famosa por sus bajos niveles de oxígeno en el descenso desde la cima, dijo Mira Acharya, una funcionaria del departamento de turismo. Es el octavo deceso en el Everest en la actual temporada de escalada que termina este mes.

"Murió a causa de la debilidad después de un largo ascenso y un descenso difícil", dijo Murari Sharma, de la compañía Everest Parivar Treks, que organizó su logística. "Estaba descendiendo con sus guías sherpa desde la cima cuando de repente se desmayó".

Los guías cambiaron la botella de oxígeno de Fisher y le ofrecieron agua, pero no pudieron salvarlo, sostuvo Sharma.

El Monte Everest también se puede escalar desde el Tíbet, una zona en la que también se han reportado muertes esta temporada.