Contrario a los centros comerciales, las vinaterías de la ciudad lucieron desiertas. Foto: Vanguardia/ Marco Medina
30 por ciento se elevaron las ventas de bebidas embriagantes en centros comerciales, no así en los expendios y vinaterías

En la capital del Estado, en el marco del festejo del Día de Independencia se incrementaron las ventas de bebidas embriagantes en un 30 por ciento en los centros comerciales, mientras que en las vinaterías se vieron afectaciones, pues los propietarios perdieron clientela a consecuencia de las ofertas en las tiendas departamentales.

En un recorrido realizado por VANGUARDIA en los diversos comercios donde se oferta este tipo de artículos, siempre considerados en la “Noche Mexicana”, se destacó que es alto el consumo de alcohol de los saltillenses en esta fecha tradicional.

De forma extraoficial se informó por los encargados de vinos y licores que se incrementa al menos un 30 por ciento la venta de de bebidas, sin embargo, el tequila y la cerveza, es lo más adquirido para festejar el Grito de Independencia.

Abarrotados se dejaron ver los pasillos de estas áreas de los centros comerciales que desde mitad de semana ofrecieron ofertas de 20 por ciento en bebidas nacionales, donde se incluye las botellas de tequila, además en los paquetes de cerveza de diferente marca.

Sin embargo no a todos les fue bien en las ventas de bebidas alcohólicas.

LOS AFECTADOS

Las tradicionales vinaterías de la ciudad, que por años habían conservado la gran venta de la noche mexicana, no corrieron con la misma suerte.

“Está muy tranquilo en comparación con otros años, ahorita ni gente se ve y esto se debe a la competencia”, aseguró Mario Ruiz, encargado de la sucursal Presidente Cárdenas de la tienda Vylsa.

Manifestó que al estar Saltillo saturada de tiendas de autoservicio, las ventas de productos con alcohol han disminuido.

“Se vendían decenas de botellas de tequila el Día de Independencia, además de cerveza, ahora mire —señaló las vitrinas—, está todo lleno, así están las otras tiendas”, lamentó. Los centros comerciales se llevaron la mejor parte.