Hallazgo. Luego de la demolición de casas y el Jardín de Niños Coahuila, surgen leyendas sobre un “tesoro” encontrado./ Orlando Sifuentes
A través de un recorrido con vecinos, comerciantes, albañiles y el ingeniero encargado de la obra, se llegó al fondo de la leyenda urbana que nació hace tres meses.

Una carreta, una osamenta, una caja llena de monedas… De boca en boca la versión de un “tesoro” encontrado durante la demolición del Kinder Coahuila, tiene en suspenso a vecinos de la zona.

A través de un recorrido con vecinos, comerciantes, albañiles y el ingeniero encargado de la obra, se llegó al fondo de la leyenda urbana que nació hace tres meses.

La demolición del Jardín de Niños Coahuila, la cantina del Torreón, casas y una vecindad, destapó la curiosidad de vecinos, de boca en boca se comenzó a correr la historia de unos albañiles que gracias a las excavaciones dieron con un tesoro enterrado y se fueron.

“De noche a veces se escucha un montón de gente pasar… mi hija escuchaba una carreta, lo que hallaron ha de ver sido eso”, comentó la dueña de la tienda ubicada en la esquina de Arteaga y Del Arroyo.

En otra tienda, el minisúper “Miau Miau” escucharon que fue una carreta lo que encontraron durante las excavaciones, pero la encargada tampoco supo a ciencia cierta el momento exacto en que ocurrió.

Del proyecto Plaza Coahuila, las fachadas de 6 casas no fueron demolidas, los números 359, 363, 367, 371, 375 y 379 siguen en pie; esto es lo que ha levantado sospechas.

Incrédulas. Doña María y Doña Minerva, dudan de los rumores. / Orlando Sifuentes

“Dicen que ahí dentro de las paredes es donde se encontró el tesoro”, comentó otra de las vecinas que pasaba caminando junto a los escombros, tampoco supo el origen de la historia.

En total son 35 hombres los que se encuentran trabajando en la zona, los mismos que comenzaron, no han habido bajas ni altas, así lo aseguró el ingeniero Jaramillo, uno de los encargados de la construcción.

“Es mentira… Fui a una tienda a varias calles de aquí y me preguntaron por el tesoro, sólo me dio risa”, confesó el ingeniero.

El INAH se encargó de regular el espacio para las fachadas que siguen en pie, son tres arcos los que las conforman, en uno de ellos se puede leer Antigua Calle y Barrio de Santa Cristina; el plan es restaurar los espacios para respetar su historia, no porque dentro de sus paredes escondan vestigios de algún hallazgo.

De acuerdo con María de la Luz, de 69 años y Minerva, de 63, el rumor sigue corriendo, pero ellas no creen en esas historias.

“Fue una cuchara, yo le veía forma de fierro, el maistro decía que era una cuchara antigua pero cada quién…”, dijo el ingeniero. No más, no menos, lo único que sus trabajadores han podido descubrir entre los escombros fue el utensilio de cocina. 

¿Cómo creció el rumor, cómo se enteraron? Nadie supo a ciencia cierta cómo explicar, algunos creen, otros no, es un mito que a raíz de los trabajos en la futura Plaza Coahuila nació y seguramente surgirán otros rumores.