Revisión. La Secretaría de Salud realiza operativos en todo el Estado. CORTESÍA
Recalcó que en esta época del año se mantienen las verificaciones de las condiciones sanitarias de los establecimientos dedicados al proceso, venta y distribución de pescados y mariscos

Con el objetivo de prevenir y evitar que se presenten enfermedades trasmitidas por la ingesta de productos pesqueros contaminados, la Secretaría de Salud de Coahuila, a través de la Subdirección de Regulación y Fomento Sanitario, llevan a cabo diversos operativos en comercios de la entidad.

Sergio de la Parra Juambelz, subsecretario de Regulación y Fomento Sanitario del Estado, informó que se llevan a cabo diversos operativos de prevención en Coahuila.

“Al momento se han llevado a cabo 10  verificaciones en comercios de la entidad, y en las que se han suspendido 5 de estos comercios por presentar irregularidades en sus procesos de elaboración de alimentos, así como falta de higiene y falta de documentación acreditada”, indicó De la Parra Juambelz.

Recalcó que en esta época del año se mantienen las verificaciones de las condiciones sanitarias de los establecimientos dedicados al proceso, venta y distribución de pescados y mariscos crudos y preparados, incluidos los mercados públicos y móviles con toma de muestras y análisis bacteriológico en el Laboratorio Estatal de Salud Pública.

Informó que entre los establecimientos suspendidos se encuentra una purificadora de agua, debido a que el área de llenado no contaba con aislamiento adecuado, así como 2 tortillerías por malas prácticas de higiene y falta de documentos; además de 2 establecimientos de alimentos preparados, por malas prácticas de higiene y falta de protocolos de prevención contra COVID-19.

De estos establecimientos, 2 se ubican en el Municipio de Torreón y 3 en Saltillo.

De la Parra Juambelz recordó que al comprar productos del mar, se debe revisar que el producto esté fresco, ojos y piel brillantes, escamas bien adheridas y que no tengan mal olor.

Escoger moluscos, ostiones y mejillones que cuenten con la concha bien cerrada, y no comprar productos del mar que estén expuestos a temperatura ambiente, sólo los que estén refrigerados o en cama de hielo limpio.