Trasplante. Los árboles que sustituyen a los álamos talados en la calle Ramos Arizpe, son especies sicomoros y encinos verdes. ALEJANDRO RODRÍGUEZ
Los inconformes no se pronunciaron en contra de la construcción de un centro comercial, si no por el daño ambiental al eliminar áreas verdes

A dos semanas de que grupos ambientalistas de Saltillo señalaron en redes sociales que se talaron álamos para construir un centro comercial en el Centro Histórico, la empresa encargada de la obra plantó árboles nuevos en el mismo lugar.

Las especies trasplantadas en la banqueta de la calle Ramos Arizpe fueron sicomoros y encinos verdes, señalaron trabajadores que ayer pusieron los nuevos ejemplares.

Asimismo, indicaron que hace un mes retiraron los árboles de esa calle porque ya estaban viejos, secos y enfermos, además que levantaban banqueta.

Un responsable de Arcada explicó que la empresa está en total disposición para platicar con los grupos ambientalistas que señalaron el retiro de los álamos, con el objetivo de que conozcan el proyecto y vean las acciones que realizarán para preservar las áreas verdes de la ciudad.

Los inconformes no se pronunciaron en contra de la construcción de un centro comercial, si no por el daño ambiental al eliminar áreas verdes, sin que existan planes de reposición o de cuidado de las reforestaciones.

Respecto al trasplante de sicomoros, también llamados falsos álamos, el grupo The Secret Cactus Society apuntó que “Alameda significa paseo de álamos, por esta especie recibe su nombre y resulta hasta irónico quitar la especie original para poner la versión falsa”.

“Esperamos que estos nuevos árboles sí tengan el seguimiento adecuado y profesional para que se adapten, y ojalá podamos verlos como sus predecesores”, agregó Cactus Society.