Fue aprobada con 22 votos a favor, principalmente de legisladores del Movimiento de Regeneración Nacional | Foto: Especial
El acuerdo establece a puesta en marcha de una estrategia para limitar la publicidad que incide en los gustos y decisiones de compra, “por lo que los anuncios, carteles o cualquier tipo de publicidad referente a los productos mencionados, se ubicarán fuera de un radio de 300 metros de los centros educativos de educación básica y centros médicos de atención hospitalaria y ambulatoria, y se incrementará en un 25 por ciento más, la tarifa de pago de derechos para la colocación de dicha publicidad en los lugares autorizados”

Tabasco se convirtió en la segunda entidad del país en prohibir la venta de alimentos procesados y bebidas azucaradas a menores de edad. El hecho ocurre luego que el congreso local aprobara un dictamen que modifica las leyes de Salud, Educación y Hacienda Municipal.

La iniciativa fue presentada el pasado 13 de agosto por el Gobernador de la entidad, Adán Augusto López Hernández, y fue aprobada con 22 votos a favor, principalmente de legisladores del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), y ocho en contra.

El dictamen aprobado prohíbe en la entidad la “venta, distribución, donación, dádiva y suministro de bebidas azucaradas preenvasadas, bebidas azucaradas carbonatadas, golosinas y alimentos preparados con predominio de carbohidratos refinados y grasas vegetales en su forma sólida que contengan ácidos grasos hidrogenados en su forma trans, a menores de edad, así como su consumo en centros médicos y educativos”, señaló el congreso local en un comunicado.

A la par, se impide que este tipo de productos se les suministre a los menores de edad, a menos que quienes lo hagan sean sus padres, madres o tutores legales.

“También se prohíbe la instalación de máquinas expendedoras en los centros educativos de nivel básico, así como en los hospitales públicos y privados, clínicas y centros de salud”, añade el dictamen.

El acuerdo establece a puesta en marcha de una estrategia para limitar la publicidad que incide en los gustos y decisiones de compra, “por lo que los anuncios, carteles o cualquier tipo de publicidad referente a los productos mencionados, se ubicarán fuera de un radio de 300 metros de los centros educativos de educación básica y centros médicos de atención hospitalaria y ambulatoria, y se incrementará en un 25 por ciento más, la tarifa de pago de derechos para la colocación de dicha publicidad en los lugares autorizados”

El pasado 6 de agosto, López Hernández anunció que presentaría una iniciativa para modificar la Ley de Salud del estado y prohibir la venta, distribución y promoción de alimentos chatarra a niñas, niños y adolescentes, como lo aprobaron ayer legisladores de Oaxaca.

“Debemos de regresar en la medida de lo posible a la alimentación tradicional y hay que iniciar con los niños para que vayan educándose”, expuso el mandatario en un comunicado.

También resaltó que la pandemia ha dejado como enseñanza la importancia de promover prácticas de nutrición saludable para prevenir enfermedades.

Opinó que la reforma apoyaría la estrategia nacional de incluir en los planes educativos de nivel básico la asignatura de Vida Saludable y ayudaría que más familias den alimentos nutritivos a las personas menores de 18 años.