Foto: Especial
No estamos pidiendo limosna, nos están tratando de manera discriminatoria, dijo Gustavo Lara, el líder sindical

El Sindicato de Trabajadores Administrativos de la Universidad Agraria Antonio Narro, asegura que el rector está tomando una postura racista y discrimina al trabajador administrativo en el proceso de revisión contractual y salarial que terminó por estallar la huelga el pasado 15 de febrero.

Gustavo Lara, secretario general del gremio, informó que en la primera reunión de negociación realizada este último viernes con presencia de la presidenta de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, el rector Mario Vázquez Badillo destacó que el sindicalizado académico se merece todo, debido a que con ellos hubo una buena negociación y con los administrativos no, por haber estallado la huelga en la Universidad.

Señalan que con el SUTAUAAAN pactaron una modificación del contrato —lo cual les negaron a ellos—, el incremento al salario del 3.35 y el 1.8 por ciento a prestaciones, un bono para todos los trabajadores aunado a 2 millones de pesos para medicamentos, pues el Servicio Médico es deficiente actualmente.

El SUTUAAAN pidió en la negociación 1.5 millones de pesos para medicamentos en farmacia, una póliza de gastos médicos menores a partir de marzo, pago de bono de igualdad como el SUTA, bono de riesgo —para trabajadores que lo justifiquen—, modificación al contrato en una sola cláusula, el aumento al salario del 3.35 por ciento y el 1.8 a prestaciones, aunado al pago de 100 por ciento de salarios caídos.

El sindicato no aceptó.

“El comité ejecutivo central y la comisión revisora mantienen la postura de ni un peso atrás, no estamos pidiendo limosna”, dijeron.

Aclaró que siguen en pie de lucha y que será la asamblea general la que decidirá lo que convenga.