A Agustín Gutiérrez Canet no lo conocí ayer. Acabo de desempolvar unas fotografías de hace más de 40 años en las que estamos con quienes fueron nuestros compañeros en el programa que la Sociedad Interamericana de Prensa promovía para el desarrollo de periodistas.

Les platico: Al lado de Julio Scherer en Excélsior, Agustín escaló puestos desde ayudante de Redacción hasta ser corresponsal en la capital norteamericana y precisamente en el Washington Post coincidí con él en las prácticas periodísticas que hicimos en ese legendario periódico.

Estando allá se abrió ante él la visión hacia la diplomacia, carrera a la que dedicó 38 años hasta su jubilación, tras haber sido Cónsul General en Hong Kong y Embajador de México en Irlanda, Finlandia y Rumania.

Está casado con Martha Bárcena, la primer mujer embajadora de México en Estado Unidos y por uno de esos accidentes del destino, es tío de Beatriz Gutiérrez de López, la esposa del presidente.

Viene a cuento lo anterior porque leyéndolo, supe que un diplomático en el ejercicio de sus funciones está obligado a reflejar en público únicamente las posturas de su gobierno, no su opinión personal.

Por eso, al haberse jubilado, no pudo encontrar mejor título para su columna semanal que “Sin Ataduras”, con la cual recupera el ejercicio de su libertad de expresión y a su más reciente la encabezó “Zapatero a tus zapatos”.

Su texto no tiene desperdicio. Escribió y les dio voz a los diplomáticos de carrera que empezaron desde abajo y que por las reglas de discreción y disciplina a que obliga el servicio exterior, no pueden expresar su frustración al ver cómo gente sin experiencia y sin perfiles adecuados, son nombrados embajadores, cónsules y ministros para representar a México.

Agustín no los menciona por sus nombres, pero yo sí. Arre:

1.- Isabel Arvide Limón, sin experiencia en el servicio exterior, pero periodista afín a López Obrador, fue designada Cónsul de México en Turquía en sustitución de un diplomático de carrera: Julio César Escobedo Flores, quien antes fue encargado de Asuntos Comerciales y 2º Secretario en la Embajada de México en Grecia.

Isabel saltó a la palestra cuando en una mañanera solicitó publicidad de la 4T para medios digitales como el que ella tiene. No habla turco y su única “experiencia” sabida en el país donde ya despacha es haber visto varis veces la película “Expreso de Medianoche”.

2.- Alberto Barranco Chavarría, periodista sin experiencia en el servicio exterior, que sustituye como embajador de México en el Vaticano a Francisco de Paula Castro Reynoso, ex titular de la Embajada de México en Turquía y que fuera antes titular del Departamento de Contratos Multilaterales, Educación en Derechos Humanos y Cooperación Cultural de la SRE.

Los documentos más recientes publicados en el portal oficial de esa representación diplomática con el título “Cartas del Embajador”, son: “Así nació el Himno Nacional”; “La casa de Octavio Paz” y “Las veladoras de Santa”.

3.- José Fabricio Hernández López, columnista y escritor sin experiencia en el servicio exterior, nombrado agregado cultural de la Embajada mexicana en España, quien tiene como pares que ganan el mismo sueldo que él, $72,750 pesos mensuales, a puros diplomáticos de carrera.

Uno de sus últimos libros publicados se titula “Escribo a ciegas. Antología de Agua de azar”.

4.- Martha Zamarripa, ex periodista sin experiencia en el servicio exterior mexicano, que fue designada embajadora de México en Belice, sustituyendo al diplomático con 25 años de experiencia diplomática, Carlos Quesnel Meléndez, quien fuera 1er Secretario de la embajada en el Reino Unido; Adjunto “A” de la Cancillería y Jefe de Asuntos Jurídicos en la embajada mexicana en Estados Unidos y adscrito a la de Suiza.

Martha cobró “fama” a través de su Facebook y otras redes sociales, por la virulencia con que defiende a López Obrador. 

CAJÓN DE SASTRE

“Parece que la prioridad de la 4T es colocar a periodistas afines en el servicio exterior, para que sirvan como una especie de muro de contención a la mala imagen presidencial. Craso error, porque se privilegia a los afines por encima de los que saben”, dice la irreverente de mi Gaby.