Motivo. El taxista se encadenó como modo de protesta contra el servicio de transporte Uber. Omar Saucedo
El taxista denuncia que con la llegada de Uber a Saltillo, sus ingresos diarios han disminuido considerablemente

Con la protesta de que el servicio de transporte Uber, paga menos cantidad de permisos y requisitos para operar en comparación del servicio de taxis de Saltillo, Fernando García, concesionario de taxis, se encadenó del cuello a una caseta de teléfono a las afueras de la policía preventiva.

‘’Bajó mi economía, de los 30 permisos que nos piden a nosotros, a ellos sólo les exigen tres’’, dice, que para dar de alta una concesión de taxis, el dueño tiene que pagar una cantidad de 17 mil pesos que será para poder operar durante un año. Al poco tiempo de ser voluntariamente encadenado, uno de los comandantes acudió al taxista, prometiéndole que tendría un diálogo con las autoridades.

El taxista dice que sus ingresos han disminuido un 50% a partir de la llegada de Uber, de los 800 a mil pesos que sacaban diarios, ahora se obtienen ganancias de 400 pesos.