Mucho antes de Diconsa y Liconsa existió la Conasupo (Compañía Nacional de Subsistencias Populares), un parteaguas del sistema alimentario mexicano. Hoy en día, sólo quedan escombros
Foto: Tomada de Internet

Con el nombre de Compañía Nacional de Subsistencias Populares, la Conasupo fue creada durante la década de los años sesenta, pero fue durante los ochenta, gracias a las tiendas de conveniencia, que tuvo más popularidad. Conocidas como “las Conasuper” se encontraban en zonas populares de muchas de las grandes ciudades del país.

Los programas de la Conasupo aumentaron el consumo de alimentos en los sectores más pobres del país; participó principalmente con subsidios generalizados y distributivos.

Sobre estas tiendas persiste la memoria y la nostalgia en internet, donde se puede recordar comerciales proyectados en YouTube. Los precios de las tiendas eran de canasta básica, ofrecidos gracias a esta paraestatal.

Con el paso de los años, se fueron extinguiendo, hasta desaparecer durante el sexenio de Ernesto Zedillo (1994-2000). Hoy en día sólo quedan los escombros y el recuerdo.

Actualmente todo esto contribuyó a la constitución de Diconsa como organismo directo, que cumple con el mismo objetivo que CONASUPO, sólo que en diversas magnitudes, distribuidos por 27 almacenes rurales y 7 almacenes centrales en todo el país, 

Diconsa llega a las comunidades marginadas y en condiciones de pobreza extrema, con el objetivo de coadyuvar en conjunto con el gobierno federal y proveer de productos de la canasta básica a dichas comunidades marginadas.

Foto: Tomada de Internet

Reviven la Conasupo

Aunque la creación de Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex) se anunció como un nuevo organismo descentralizado, en realidad plantea el regreso de lo que antes fue la paraestatal Compañía Nacional de Subsistencias Populares (Conasupo).

Seguridad Alimentaria Mexicana (SEGALMEX) es un organismo descentralizado, sectorizado a la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER) que busca la autosuficiencia alimentaria en los cuatro granos básicos (maíz, trigo, arroz, frijol) y leche, fomentar el desarrollo económico y social del país.

Entre sus responsabilidades estará el coordinar la adquisición de productos agroalimentarios a precios de garantía; coordinar la importación de productos agroalimentarios; promover la producción, acopio, abasto, distribución, suministro, industrialización y comercialización de alimentos básicos, y de leche y sus derivados, y propiciar la venta, distribución o, en su caso, importación de fertilizantes y semillas.

Seguridad Alimentaria Mexicana estará a cargo de un director General quien será designado por el Presidente de la República.

En la exposición de motivos se lee que toda persona tiene “derecho a la alimentación nutritiva, suficiente y de calidad; promover las condiciones para el desarrollo integral y sustentable, con el propósito de garantizar a la población campesina el bienestar y su participación e incorporación en el desarrollo social y fomentar la actividad agropecuaria, además de garantizar el abasto suficiente para toda la población”.

Con información de Inforural y El Financiero