Desde que empezó la cuarentena empecé con mucha ansiedad, por el encierro, la reducción salarial y en general por toda la situación. Mi mamá, empática, desde el principio me ofreció enseñarme a tejer para hacer los días más llevaderos. Al principio no quise, pero después de algunos meses me animé y estoy encantada. Tejer es genial. Estoy tan contenta ahora, que creo que le voy a hacer suéteres o bufandas a mis compañeros de trabajo. Solo deseaba compartirlo.

Tejedora

 

Estimada Tejedora:

Gracias por compartir y qué gusto me da saber que te hayas animado a aprender a tejer. Es bien sabido que tejer tiene muchos beneficios que van más allá de crear tus propias prendas, puede ayudar a tratar la ansiedad y depresión, y el ejercicio mental que requiere ayuda a retrasar la aparición de problemas de memoria, además de distraer el cuerpo del dolor. ¿Qué mejor? Además de entretenerte, encontraste un pasatiemo útil en todos los sentidos. Enhorabuena, ojalá mucha gente siga tu ejemplo y aproveche estos difíciles momentos.