Si bien el 2020 la “nueva normalidad” regresó a Televisa a que los grandes públicos aceptaran una modalidad alterna de sus telenovelas tradicionales, el éxito inesperado del año vino más bien de Telemundo.

Esto porque después de haberse estrenado en los Estados Unidos a finales de abril por aquella cadena hispana, en el último trimestre del año “100 Días para Enamorarnos” se estrenó en México a través de Netflix con una recepción tan buena que todavía al momento de escribir estas líneas estaba en un nada despreciable segundo lugar de espectadores habiendo estado en el primer lugar por meses y solo teniendo variaciones entre películas y series como “Selena”, a principios de mes, que si bien la sacaban del la cima de popularidad de la plataforma tantos estas como otras han ido y venido y la telenovela ha enganchado al público de nuestro país como no lo hizo con el público hispano de la Unión Americana.

¿Cuál fue la clave del éxito de “100 Días para Enamorarnos”? Creemos que en primera instancia su elenco, encabezado por el galán tapatío Eric Elías que regresó ya consolidado en telenovelas de Televisa a la empresa que lo vio nacer como actor (en el 2004 debutó en el género haciendo pareja de Ana de la Reguera en la telenovela “Gitanas”, donde también participó otro actor incipiente en aquel entonces como el hoy muy cotizado Luis Gerardo Méndez) así como la ganadora del Ariel Ilse Salas (por “Las niñas bien”, del 2018) combinados con otros galanes o buenas actrices de otras telenovelas de Telemundo como “La Doña” (el galán argentino David Chocarro) o “Betty en New York” (Sylvia Sáenz) como otras figuras reconocidas del cine contemporáneo como la regiomontana Mariana Treviño y Andrés Almeida.

 

¿Cuál fue la clave del éxito de “100 Días para Enamorarnos”?

En segunda instancia, sus historias muy actuales tanto en la comunidad latina de Estados Unidos donde se centra la trama como en el resto del continente que van de la infidelidad hasta la diversidad sexual, y en esta última involucrando particularmente a las nuevas generaciones de los hijos de los protagonistas donde por primera vez, por ejemplo, se trató la subtrama de una adolescente transgénero y de los problemas que enfrentan desde el bullying de sus compañeros de escuela hasta la incomprensión y hasta rechazo de sus propios familiares, principalmente de los más veteranos, por la forma en que fueron educados, como sucede con el personaje del abuelo que interpreta el primer actor coahuilense Humberto Zurita, por ejemplo.

Por último, la forma atinada en la que se entremezcla el drama que involucra todas las historias que ahí se cuentan con la comedia, algo muy necesario sobre todo en el tiempo de pandemia en el que apareció la primera temporada de la telenovela y por lo mismo incluyó un final en el que aparecen pidiendo al público el uso del cubrebocas ya que aunque no lo agregaron en los discursos una de las protagonistas, Ilse Salas, se vio contagiada de COVID-19 en la última etapa de grabaciones y por ello queda abierto el hecho de que, ya que afortunadamente no hubo desgracias que lamentar en ese aspecto, se pueda grabar cuando menos la segunda temporada que complete los 50 días para “terminar de enamorarse”.

Y es que a pesar de que ya Telemundo dio luz verde a una tercera temporada de “La Reina del Sur” a iniciar grabaciones este ya muy próximo 2021, la recepción no tan calurosa de las segundas temporadas de “Enemigo íntimo” o “Falsa identidad” cuestiona el supuesto furor por las narco-series. ¡Feliz 2021!

Comentarios a: sopeoperas@yahoo.com               

"Falsa Identidad" fue todo un éxito en su primera temporada, aunque la segunda tuvo algunas fallas.