Foto: Especial

El 2017 tuvo para Televisa en relación al rating uno de sus puntos más altos con el estreno de “Hoy voy a cambiar” en el horario estelar de “Las Estrellas” en sustitución de “La Piloto”. 

Y es que aunque la producción de Lemon Films protagonizada por la cubana Livia Brito y el mexicano Arap Bethke tuvo un rating aceptable como para una posible segunda temporada no se comparó ni al que la antecedió, “La doble vida de Estela Carrillo” en cuanto al número de espectadores que se gancharon desde el primer capítulo de la producción de los hermanos Rubén y Santiago Galindo (“Amy, la niña de la mochila azul”) sobre la vida de la actriz y cantante Lupita D´Alessio aprobada y contada de alguna manera por ella misma así como algunos de sus familiares más allegados en medio de una ficción que tuvo actuaciones sobresalientes tanto de la Lupita joven como por la madura irónicamente interpretadas por actrices antes de Azteca como Mariana Torres y Gabriela Roel.

El problema con esta serie es que al igual que con “Por siempre, Joan Sebastian” el año pasado no bastó una historia que con todo el morbo que la movía hubiera sido mucho mejor con una producción más cuidada tanto en vestuario, peluquería y sobre todo continuidad puesto que la credibilidad en la historia que se contaba desmerecía con estos errores todo el esfuerzo tanto detrás de cámaras que hacían directores y técnicos como frente a cámaras los actores para llevar el proyecto a buen puerto.

En ese sentido las mejores bioseries que se vieron en pantallas mexicanas durante el 2017 por combinar muy bien desde la historia hasta la producción en su totalidad incluyeron “Su nombre era Dolores: la Jenni que yo conocí” y “El César”, la primera biografía no autorizada sobre Jenni Rivera y la segunda autorizada por el boxeador Julio César Chávez del mismo equipo que hizo “Hasta que te conocí” de Juan Gabriel; “Mariposa de Barrio”, biografía autorizada de Jenni Rivera producida por Telemundo y actualmente disponible en Netflix y “Paquita la del Barrio” y “El Capitán”, vistas tanto en Telemundo como en Imagen TV y que fueron digna competencia como productoras independientes a televisoras ya consolidadas y que para el 2016 ya preparan los estrenos de bioseries de José José o Silvia Pinal.

Pero en medio de todos estos estrenos y producciones vale la pena no dejar fuera de la lista de lo mejor del año y darle una mención aparte en un país donde los feminicidios y la trata de blancas por desgracia sigue siendo el pan de todos los días a estas alturas del año y del partido el estreno de “Las Malcriadas”, producción de Azteca Trece que después de los fracasos tanto de “La fiscal de hierro” como de “ Nada personal” vino a darle a esta televisora el “caballo de guerra” con calidad suficiente para a través de una telenovela de denuncia en la tradición de clásicos como “Cuna de lobos” protagonizando a una de las integrantes de aquel elenco dorado, la primera actriz Rebecca Jones, haciendo otra villana de antología llamada Catalina. ¡Feliz 2018!

Comentarios a: sopeoperas@yahoo.com