Foto: Omar Saucedo
Una de las hipótesis de su equipo y él, es que detrás de este tipo de acciones se encuentra el reclamo público de Vera López hacia las autoridades federales por el caso Castaños

Después de que el obispo Raúl Vera fuera abordado por elementos del Ejército Mexicano y apuntado sus placas del automóvil, el religioso teme que detrás de estas acciones se encuentre su involucramiento en el abuso sexual hacia sexoservidoras que laboraban en el antro Golfo Pérsico del municipio de Castaños por parte del Elementos del Ejército durante 2006. 

En entrevista, el obispo de la Diócesis de Saltillo narró los hechos que durante la semana pasada ocurrieron a punto de abordar un avión en el aeropuerto de Monterrey. Una de las hipótesis de su equipo y él, es que detrás de este tipo de acciones se encuentra el reclamo público de Vera López hacia las autoridades federales por el caso Castaños.

El 11 de julio de 2006 sucedieron hechos de extrema violencia física y sexual contra varias sexoservidoras de Castaños. Los agresores fueron identificados y ligeramente sancionados por el fuero civil; eran elementos del Ejército.

El religioso fue abordado por elementos de la Sedena en el aropuerto regio, quienes apuntaron las placas del coche. Antes de esto, uno de los militares tenía el nombre del obispo Raúl Vera apuntado en una libreta.

“Empezaron hacerme preguntas. Me preguntaron: ‘¿Es usted padre o es algo distinto?’. Les contesté que era obispo. Y después sacó una libreta, la leyó y me preguntó ‘¿Raúl Vera López’, y contesté que sí”, recuerda.

 

Cuando el obispo preguntó para qué querían el número de las placas y a qué se debía la intervención, los elementos se limitaron a contestar que se debía a su seguridad personal.

Ante eso, el obispo señaló lo sucedido al Secretario de Seguridad a nivel federal, Alfonso Durazo, quien reconoció que los elementos se habían excedido. 

Una de las hipótesis de Vera López y su equipo es que esto se debe a la intervención y el reclamo público que se hizo durante el año 2006 en contra de elementos del Ejército por abusar sexualmente de varias mujeres en el municipio de Castaños.

“Es una de la hipótesis. Puede ser que alguien de los involucrados haya hecho carrera y ahora esté como jefe y me enviara a vigilar. Pero, pues no lo sé. Por el momento ya presenté mi querella. Yo aprendí en Chiapas que lo que sucediera debía de ser comunicado inmediatamente”, concluyó Vera López.

¿Lo recuerda?

El 11 de julio de 2006 una veintena de militares irrumpió en el prostíbulo “El Pérsico”, de Castaños. Violaron a 13 sexoservidoras.

Una de ellas quedó embarazada.

El obispo Raúl Vera encabezó una lucha social para exigir el castigo de los culpables.

Solo tres de los atacantes fueron detenidos.