El viceprimer ministro chino, Liu He, hace gestos cuando abandona las conversaciones comerciales con el representante de comercio de los Estados Unidos, Robert Lighthizer, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en Washington. Foto: Reuters
EU arremetió en la pelea con China hoy, al subir al 25% los aranceles a importaciones del país asiático por valor de 200,000 mdd, en medio de una ronda de negociaciones para buscar un acuerdo comercial.

Las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos se intensificarán este año y los efectos adversos de la disputa podrían extenderse a otros países, dijo hoy la agencia de calificación de crédito Fitch Ratings.

Aunque la firma considera que los recientes aumentos de aranceles de Estados Unidos a los bienes importados chinos no alteran demasiado sus previsiones en torno al crecimiento global o la expansión del gigante asiático para este año, sí considera que los riesgos por la guerra comercial han aumentado.

"Las proyecciones de crecimiento global de Fitch incluyen el supuesto de que las hostilidades comerciales entre China y Estados Unidos serán persistentes y escalarán en el 2019", dijo Fitch en un reporte.

Estados Unidos arremetió en la pelea con China hoy, al subir al 25% los aranceles a importaciones del país asiático por valor de 200,000 millones de dólares, en medio de una ronda de negociaciones para buscar un acuerdo comercial.

El viceprimer ministro chino, Liu He, abandona la oficina del Representante de Comercio de los Estados Unidos en Washington. Foto: AP

La agencia calcula que el aumento ordenado por Washington a los aranceles sobre Pekín podría costarle a China cerca de 0,5 por ciento de su crecimiento del PIB, en caso de que la medida prevalezca.

"Esto implicaría un recorte a nuestras estimaciones sobre la expansión de China si las autoridades no emiten una respuesta más agresiva de política monetaria", sostuvo el informe, que enfatizó que las medidas de alivio de Pekín tendrían un impacto significativo en el panorama macroeconómico.

Actualmente, Fitch prevé que la tasa de crecimiento de China se enfríe a 6.1% este año, desde el 6.6% en 2018.