vanguardia
El milagro se consumó y Chicago está de fiesta

Tuvieron que pasar 108 años y miles de catástrofes para que los Cachorros de Chicago saborearan las mieles del éxito.

Fue en el séptimo juego ante los Indios de Cleveland cuando dio por terminada la maldición al vencerlos 8-7.

Vinieron de abajo 3-1 en la Serie y hoy tuvieron que definir el juego en extra innings.

Un cuadrangular de Dexter Fowler en la primera entrada le brindó la ilusión a la novena de Chicago, que comenzó a atacar desde temprano. 

En la tercera empató Indios pero nuevamente en el cuarto inning, Chicago hizo un par de carreras.  Primero Kris Bryant tras elevado de Addison Russell y luego Zobrist luego un doble de Wilson Contreras.

En el quinto inning Javier Baez impactó el madero para volarla del Progressiver Field y anotar la cuarta. La quinta fue en los spikes de Kris Bryant.

Indios anotó un par en la parte baja para dejar la pizarra 5-3 y con mucho juego por delante. 

David Ross se despidió como los grandes en el beisbol, en su último juego conectó un cuadrangular para bajarle la moral a los Indios. Era un 6-3 que parecía decisivo. 

Aroldis Chapman ya no fue el Super héroe de juegos pasados. El cubano salió en el octavo inning pero un cuadrangular de 2 carreras de Rajai Davis empató los cartones a 6 carreras por bando. 

Por cuarta vez en su historia, el séptimo juego de una Serie Mundial se fue a extra innings, con los Cachorros de Chicago y los Indios de Cleveland empatados el 6-6. El partido tuvo que ser interrumpido por la lluvia cuando se disponían a iniciar el décimo.

En el décimo, el chip ganador estuvo del lado de Chicago. 

Terry Francona tuvo miedo y le dijo a Bryan Shaw que le diera un pasaporte intencional a Anthony Rizzo. Zobrist siguió en el turno y conectó un doblete remolcador.

AP

Nuevamente Shaw dio un pasaporte intencional a  Addison Russell  y en el siguiente al turno, Miguel Montero con un sencillo sentenció el encuentro al remolcar a Anthony Rizzo. 

En la parte baja de la décima la tensión se mantuvo cuando Rajai Davis impulsó a Brando Guyer para el 8-7 con 2 outs.

Pero eso fue todo, Chicago lograría el tercer out y se coronaría luego de 108 años. 

El picther ganador fue Aroldis Chapman, Bryant Shaw perdió el juego y Mike Montgomery se apuntó el salvamento. 

Se acabó la maldición de la cabra y ahora comenzará una nueva era en Chicago.