Vista general de los daños en el Palacio Municipal tras el fuerte sismo de magnitud ocho en la escala abierta de Richter que sacudió anoche a México en el municipio de Juchitán, estado de Oaxaca (México). Foto: EFE
El terremoto tuvo lugar a las 23:49 (05:49 GMT) con epicentro en el mar, unos 133 kilómetros al suroeste de Pijijiapan, de acuerdo con el último informe del Servicio Sismológico Nacional mexicano.
En un terremoto de magnitud 8 se mueven en apenas unos segundos varios metros dos placas de 300 kilómetros de ancho por 50 kilómetros de largo"...
Marco Bohnhoff, director del área de Geomecánica y Reología del Centro de Investigaciones Geológicas de Potsdam (GFZ)

Terremotos de una magnitud tal como el que se produjo hoy en México liberan energía que ha sido acumulada durante décadas a través del movimiento de placas tectónicas, explicó a dpa el catedrático alemán Marco Bohnhoff.

Este tipo de terremotos, muy poco habituales, tienen efectos devastadores, reseñó el experto, director del área de Geomecánica y Reología del Centro de Investigaciones Geológicas de Potsdam (GFZ). El sismo que sacudió hoy México registró una magnitud superior a 8.

Incluso a unos 10,000 kilómetros de distancia, en las cercanías de Berlín, se pudo medir la fuerza de este potente sismo, precisa por su parte Josef Zens, también del GFZ de Potsdam.

El terremoto tuvo lugar a las 23:49 (05:49 GMT) con epicentro en el mar, unos 133 kilómetros al suroeste de Pijijiapan, de acuerdo con el último informe del Servicio Sismológico Nacional mexicano. Fotos: EFE/AP

"En un terremoto de magnitud 8 se mueven en apenas unos segundos varios metros dos placas de 300 kilómetros de ancho por 50 kilómetros de largo", señaló Bohnhoff. "En este intervalo se libera energía en forma de ondas sísmicas que pueden provocar temblores a más de 1,000 kilómetros de distancia", añadió.

El terremoto tuvo lugar a las 23:49 (05:49 GMT) con epicentro en el mar, unos 133 kilómetros al suroeste de Pijijiapan, de acuerdo con el último informe del Servicio Sismológico Nacional mexicano.

El presidente del país, Enrique Peña Nieto, dijo a periodistas que diez personas murieron en el estado de Oaxaca, además de tres en Chiapas y dos en el estado de Tabasco.