‘He tenido suerte en los momentos críticos, la red estaba a mi favor’, afirmó Thiem; ‘hay que contar siempre con la suerte para ganarle’, agregó

Rafa Nadal se despidió en cuartos de final ante Dominic Thiem, vencedor por 7-6 (3), 7-6 (4), 4-6 y 7-6 (6) en 4h.10’. Así ha analizado la derrota el español, que entregará el número uno mundial a Novak Djokovic si éste revalida título en Australia, domina por octava vez.

El balear se va de Melbourne contrariado por la oportunidad perdida de igualar a Federer y dejando el número 1 en manos de Djokovic aunque con cierto nivel de optimismo porque sigue a un tremendo nivel para competir por cualquier título.

“He estado a 2 puntos de forzar el quinto set. Ha habido momentos clave que no se han cogido. Saqué para set con 5-3 en el primero y tuve 4-2 en el segundo set. En el cuarto estuve 1-0 y 15-40. Era un momento cumbre porque yo estaba subiendo y él dudaba. Pero ha sacado bien y luego ha sido él quien me ha hecho el break. No ha podido ser, es deporte. También podía haber estado mejor en los tiebreaks”.

Al término de un partido de una rara intensidad, tanto física como emocional, el austríaco de 28 años, que había perdido ante Nadal las dos últimas finales de Roland Garros, se clasificó para su primera semifinal en Melbourne, donde se enfrentará con el alemán Alexander Zverev (7º).