La bicicleta se ha convertido en un componente fundamental de la movilidad urbana, es en buena medida independiente del resto del tráfico, por lo cual no es afectado por el congestionamiento vehicular

¿Qué está ocurriendo en México y el mundo en materia de movilidad urbana en bicicleta mientras nosotros tiramos baba? 

En la CDMX la Secretaría del Medio Ambiente elaboró una estrategia de movilidad en bicicleta detallada en seis documentos a los cuales se puede acceder en esta dirección de Internet: http://data.sedema.cdmx.gob.mx/sedema/index.php/movilidad-sustentable/mo.... El objetivo de la misma fue: “hacer de la bicicleta una alternativa de transporte viable y segura”. Y la meta: “incrementarlos viajes en bicicleta… del 1% al 5% para 2012”. Según los datos del diagnóstico inicial, en el 2008 en la

CDMX se realizaban 49 mil 900 viajes diarios en ese medio de transporte.

Como parte de las estrategias, se construyeron ciclopistas, se habilitaron ciclocarriles, se montaron estacionamientos y, en febrero del 2010, se puso en funcionamiento un sistema de bicicletas públicas de última generación: Ecobici. El primer registro de usuarios corresponde al 19 de febrero de ese año y ascendió a 66 traslados. La última estadística disponible, con fecha del 5 de octubre del 2016, reportó 35 mil 224 viajes. La cifra acumulada desde su arranque hasta la fecha señalada alcanzó 36 millones 708 mil 244 traslados. Si tiene interés, puede ver esta información en: https://www.ecobici.df.gob.mx/es/estadisticas.

No tengo el dato para verificar el cumplimiento de la meta propuesta, pero la semana pasada estuve en la CDMX y pude observar una gran cantidad de ciclistas, la mayoría en sus propias bicicletas, por lo que los viajes diarios en Ecobici deben multiplicarse varias veces para obtener el número total de traslados en este medio de transporte en la capital de la República, por lo cual estimo que, si no han alcanzado la meta, están en vías de hacerlo.

De la CDMX nos trasladamos al norte del Río Bravo, a la meca del automóvil. Una organización no gubernamental sin fines de lucro, denominada PeopleForBikes lanzó una convocatoria nacional, denominada Big Jump (el gran salto), que respaldará técnica y financieramente a 10 ciudades de los Estados Unidos de América que se comprometan a duplicar o triplicar el tráfico en bicicletas y a reducir los accidentes de ciclistas en un horizonte temporal del 2020. La convocatoria cierra a fines de este mes y los resultados se darán a conocer en febrero del año próximo. Durante tres años se desarrollaran los proyectos consistentes en la construcción de ciclopistas protegidas de la circulación vehicular y conectadas con calles vecinales en zonas habitacionales y cruces seguros en las intersecciones para desarrollar redes completas que permitan hacer del transporte en bicicleta un medio seguro, cómodo y atractivo para la gente. Si bien la prioridad es la construcción de infraestructura segura, también se buscará fomentar la cultura y el hábito del uso de la bicicleta en los espacios urbanos. Para mayores detalles ver textos y video en: http://bicycletimesmag.com/peopleforbikes-launches-the-big-jump-project/

Gracias al patrocinio de mi hijo Alejandro, de Norteamérica nos trasladamos al Laboratorio de Complejidad Urbana, de la Universidad de Postdam, en Alemania, que se define como un espacio de investigación en la intersección de la visualización de información y la transformación urbana. Investigadores de esta institución desarrollaron una instalación, consistente en tres pantallas, el software y las bases de datos que permiten obtener una visualización comparativa de la movilidad urbana de los sistemas de bicicleta compartida de las ciudades de Londres, Berlín y Nueva York. (https://uclab.fh-potsdam.de/cf/). Esta exhibición pública fue bautizada como “cf. flujos de ciudad” y se presentó del 5 al 11 noviembre del 2015 en Berlín, del 16 al 20 de octubre del 2016 en Quito, Ecuador y se presentará del 23 al 38 de octubre del presente en la ciudad de Baltimore, Maryland.

Alimentada por la enorme cantidad de datos captados por los sistemas de las cicloestaciones, la exhibición consiste de tres pantallas de alta resolución que muestran, en la misma escala y de forma simultánea y en horarios equivalentes, los flujos de los sistemas de bicicletas compartidas de esas metrópolis: “Con nuestras visualizaciones queremos entender el pulso de la movilidad urbana y crear retratos de una ciudad definida por su dinámica de recorridos”.

La exhibición cuenta con tres modos de visualización: uno que agrega simultáneamente todos los recorridos en la cartografía urbana de cada ciudad. Los traslados se delinean en puntos de luminosidad decreciente y distintos colores que permiten dar cuenta de su magnitud, así como de sus patrones espaciales y temporales. En una segunda modalidad, se muestran los traslados desde y hacia una estación de bicicletas de cada ciudad. Finalmente, la tercera opción muestra en cada pantalla los flujos de entrada y salida a tres estaciones al unísono en cada ciudad. El visitante puede cambiar de una a otra forma de visualización y observar los patrones temporales a diferentes horas del día.

Al justificar por qué desarrollaron esta instalación, los investigadores argumentaron que la bicicleta se ha convertido en un componente fundamental de la movilidad urbana. Señalan que este medio de transporte es en buena medida independiente del resto del tráfico, por lo cual no es afectado por el congestionamiento vehicular, proporcionando además beneficios ambientales y de salud pública.

adavila_mx@yahoo.com.mx