Sobre las pruebas, aclaró que en la última sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública se acordó que el polígrafo sólo sería utilizado en primera instancia. Foto: Especial
Sea o no militar, el nuevo secretario de Seguridad Pública se topará con la mayor cantidad de elementos de las Fuerzas Armadas resguardando el territorio estatal
Ya estoy a punto de nombrarlo, puede ser un mando militar o alguien que haya estado dentro de las corporaciones de seguridad”.
Miguel Ángel Riquelme, gobernador de Coahuila.
La inminente designación del titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), reinstaurada por la actual Administración estatal, traería como novedad la llegada de un mando militar, según lo dicho por el gobernador Miguel Ángel Riquelme.
 
“Algunos exámenes (de confianza) los mandé a reexaminar. Ya estoy a punto de nombrarlo, puede ser un mando militar o alguien que haya estado dentro de las corporaciones de seguridad. Estamos esperando los resultados, no me quiero adelantar”, comentó ayer en Ramos Arizpe.
 
 

Sobre las pruebas, aclaró que en la última sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública se acordó que el polígrafo sólo sería utilizado en primera instancia, por lo que en las reevaluaciones ya no es requisito.

Sea o no militar, el nuevo secretario de Seguridad Pública se topará con la mayor cantidad de elementos de las Fuerzas Armadas resguardando el territorio estatal: más de 6 mil, tras la inauguración del megacuartel de San Pedro, con capacidad para 3 mil 200 soldados.
 
En febrero de 2010, con 16 mandos militares: cinco en la Policía Estatal, 10 en municipios y uno en el sistema penitenciario, fue presentado el denominado “Modelo Coahuila”, que en su momento fue incluso referente a nacional, pese a que dejó de aplicarse en el estado a finales de 2011.