La Auditoría Superior de la Federación (ASF) encontró desde 2016, irregularidades en la construcción del nuevo aeropuerto (NAICM), entre ellas, que no se solicitaron los proyectos de inversión conforme a la obra pública. (Foto: Archivo Vanguardia)
La coordinación general de Órganos de Vigilancia y Control de la SFP dio a conocer que entre las acciones prioritarias están la indagación por presunta corrupción de funcionarios federales con las empresas extranjeras Odebrecht y Teva, mientras que la indagatoria en el nuevo aeropuerto es para verificar todas las áreas o procesos que pudieron haberse visto vulnerados y ser motivo de actos de corrupción.
Tenemos siete personas solamente para un proyecto bastante grande, ya han sido aprobadas 24 plazas más, y entonces, a partir de eso, tendremos posibilidad de desarrollar una estrategia de atención preventiva a este gran proyecto”.
Christian Noé Ramírez, coordinador de Órganos de Vigilancia y Control de la SFP.

CIUDAD DE MÉXICO.- La Secretaría de la Función Pública (SFP) informó este día que investiga posibles actos de corrupción en el proceso de construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), así como en la constructora Odebrecht y la farmacéutica Teva.

Durante la Primera Reunión Plenaria de Órganos de Vigilancia y Control del Gobierno Federal, la titular de la SFP, Arely Gómez González, dio a conocer identificado 30 casos prioritarios, aunque no especificó cuáles.

Por su parte, Christian Noé Ramírez, coordinador general de Órganos de Vigilancia y Control de la dependencia, informó a medios que entre las acciones prioritarias están la investigación por presunta corrupción de funcionarios federales con las empresas extranjeras Odebrecht y Teva.

“Los temas prioritarios que tenemos identificados, invariablemente, es el tema de Odebrecht, Teva, del Nuevo Aeropuerto; tenemos que estar muy vigilantes y actuar de manera preventiva en estos tres asuntos”, informó en entrevista.

Mientras que en el caso del NIACM, Noé Ramírez, detalló que está desarrollándose un plan de investigación, “no queremos hacer acciones aleatorias ni al azar, estamos desarrollando una auditoría transversal en la Administración Pública Federal para identificar todas estas áreas o procesos que se pudieron haber visto vulnerados y ser motivo de actos de corrupción”.

Expuso que, en el caso del NAICM, la SFP atendió la recomendación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) de fortalecer el Órgano Interno de Control.

“Tenemos siete personas solamente para un proyecto bastante grande, ya han sido aprobadas 24 plazas más, y entonces, a partir de eso, tendremos posibilidad de desarrollar una estrategia de atención preventiva a este gran proyecto”, señaló.

El NAICM, con una inversión en su primera fase de 169 mil millones de pesos, parece atravesar una etapa de incertidumbre y el Gobierno federal no entrega información sobre los avances al Congreso.

El 17 de febrero de 2016, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) anunció un recorte presupuestal de 132 mil millones de pesos, de los cuales 189 millones corresponden al NAICM.

A pesar de esa medida, el Secretaria de Comunicaciones y Transporte, Gerardo Ruíz Esparza, anunció que el costo para la construcción del aeropuerto aumentaría, lo que implicaba que se hiciera una revaluación con el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México para establecer el plazo en el que empezaría a funcionar.

El Gobierno federal prevé que el NAICM inicie operaciones el 20 de octubre de 2020, sin embargo, algunas anomalías han retrasado la construcción.

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) encontró desde el año pasado irregularidades, entre ellas, que no se solicitaron los proyectos de inversión conforme a la obra pública.

Tanto el Grupo Aeroportuario como la SCT no han transparentado los mecanismos de financiamiento, los cuales se realizarían a través del capital privado y préstamos bancarios.