Jerry Jones, dueño del equipo, también se sumó

El equipo completo de los Dallas Cowboys se arrodilló durante la presentación del himno nacional en el juego contra Cardinals de Arizona.  

Junto a Jerry Jones, dueño del equipo,  su familia y el personal del equipo, se entrelazaron los brazos y se arrodillaron al mismo tiempo antes de que se interpretara el himno nacional en el Monday Night Football.

Las protestas en la NFL iniciaron cuando el Presidente Donald Trump pidió a los dueños de la liga que deberían disparar a cualquier "hijo de puta" que proteste durante el himno nacional.

Este movimiento fue iniciado por Colin Kaepernick en agosto de 2016, quien en un partido protestó por la violencia policial contra la comunidad afroamericana en Estados Unidos.

De acuerdo a medios especializados, horas antes, Jerry Jones trató de persuadir a sus jugadores para que no se arrodillaran.