Con numerosos filmes en su carrera y un sinfín de anécdotas personales, este actor nos cuenta, en exclusiva, un poco de su historia
Cuando mis padres se divorciaron, yo me fui a vivir con mi padre y él me dejaba decidir lo que yo quería hacer. Y empecé a ir al cine todo el tiempo a los 8, 9, 10 y 11 años... Siempre eran películas de adultos que yo ni siquiera entendía, pero sabía que eran importantes y quería sentirme involucrado."
Tom Hanks

En un mundo de Hollywood donde las estrellas no sobreviven al éxito, Tom Hanks supo conservar el prestigio y la fama a lo largo de tres décadas. Solo hay que mirar el presente, donde hoy mismo prepara la vuelta del 'animado' rol de Woody en una cuarta película de 'Toy Story' (para el 2018), después de haber producido también la segunda película de 'My Big Fat Greek Weeding', además de estrenar tres superproducciones de Hollywood, en menos de seis meses: 'A Hologram For the King', 'Sully' y la continuación de 'Código Da Vinci' con la película 'Inferno'. Y mientras difruta tanto éxito en el presente, se sentó a hablar abiertamente del principio de aquel éxito, en su pasado.

 ¿Cómo fue que se decidió por la actuación como una forma de vida?

 Yo no sabía que podía ganarme la vida como actor. Cuando terminé con al escuela secundaria y entré a la Universidad, San Francisco era una ciudad muy buena con el teatro. Tienen el Conservatorio Americano, El Teatro de Repertorio de Berkeley, la Compañía de Teatro de Berkeley. Y en la Universidad, yo empecé a tomar unas clases solo porque me daban crédito extra si iba al teatro. Pero hasta ese entonces, yo pensaba que el teatro era algo que de vez en cuando se hacía en grupo para la escuela pública o algún parque. Y cuando me di cuenta que podía ser un trabajo, empecé a estudiar teatro en la única avenida que estaba abierta en el Junior College y el State College local.

 ¿Se acuerda la primera película que vio en su vida?

 Sí y puedo contarte la historia porque es una imagen que todavía me persigue al día de hoy. Con mis hermanos, nos habían dejado en el cine para ver '101 Dálmatas'. Yo tenía cuatro años, a lo mejor cinco.. Era el momento en que mis padres se preocupaban más por darse cuenta como podían ser ex exposos o conseguir otra persona para casarse. Mi familia era tan poco funcional que un día dijeron "Hoy nuestros hijos van a ir al cine. Hay que llevarlos donde dan '101 Dálmatas'." Pero cuando entramos, nos dimos cuenta que la proyección de '101 Dálmatas' se había levantado el miércoles y el sábado a la tarde daban una película de terror llamada 'Shriek of Fear' y el pequeño Tommy Hanks no paraba de gritar "Aaaaaaahhhh!". Todo lo que me acuerdo es que había gente corriendo por una mansión de terror donde había una piscina con una viejita hundida en su silla, en el fondo. No era exactamente '101 Dálmatas'. Esa fue la primera película que me acuerdo de haber visto en un cine. La decisión de ser actor después, debe haber sido un instinto de sobrevivencia (Risas).

Foto:Cortesía

¿Cuál fue entonces la mejor experiencia con el cine después de aquella mala pasada?

- Cuando mis padres se divorciaron, yo me fui a vivir con mi padre y él me dejaba decidir lo que yo quería hacer. Y empecé a ir al cine todo el tiempo a los 8, 9, 10 y 11 años. Iba a ver películas que ni siquiera eran para mi edad. Eran todas historias sobre adultos, para adultos, en lugares de adultos. Iba solo al Cine de Alameda a ver 'Ship of Fools' con Michael Dunn. Vi a Sean Connery en 'The Hills', que me parece que trataba sobre un campo de prisioneros de guerra. Vi pasar por mis ojos la cultura del cine de la década del ´60, pero tampoco eran grandes producciones. Siempre eran películas de adultos que yo ni siquiera entendía, pero sabía que eran importantes y quería sentirme involucrado

 

Aunque está preparando la vuelta del cine familiar con la cuarta pelicula de 'Toy Story', Tom Hanks también se inclina hoy por el cine adulto, con las tres películas que protagoniza en menos de un año. Ya había estrenado en el Festival de Cine de Tribeca, la película 'A Hologram For The King' sobre un fracasado hombre de negocios norteamericano que trata de venderle al Rey de Arabia Saudita, la revolucionaria idea de una moderna comunicación en realidad virtual, donde la otra persona aparece proyectada en la misma habitación como un 'holograma' (sumando en la historia un romance tabú además de las complicaciones sociales de un americano en el mundo árabe). Con la película 'Sully', Tom también lleva al cine la verdadera historia del piloto de avión 'Sully' Sullenberg que se había convertido en héroe cuando en enero del 2009 salvó la vida de 155 pasajeros al aterrizar un avión en el Río Hudson (incluyendo en la película la investigación que amenazó con destruir su reputación). Y con la película 'Inferno', Hanks vuelve con el mismo rol de Robert Langdon que interpretó en 'Código DaVinci', descifrando ahora otro rompecabezas de símbolos, para salvar su vida. Mientras tanto, fuera de cámaras, sería estupendo descifrar las claves de su verdadero éxito.

 

- ¿Se aprende mejor en cine con las buenas o las peores experiencias?

- Las malas experiencias siempre les ganan a las mejores, todo el tiempo. Para empezar, es muy difícil ver una película mía más de una vez, porque no hay nada que vaya a cambiar. Los tiempos son los mismos, la música llega al mismo momento y el feo corte de pelo sigue estando feo después de dos horas. Pero en todas las películas siempre vas a encontrar lo mismo: trabajo duro, suerte ciega, un compromiso amargo, frustraciones y una loca bendición que me sonríe en cierto momento. Ese es el Factor X que marca si a alguien le va a interesar ver una de mis películas realmente.

fotos:patrocinadas