Foto: Archivo
¿Cómo debe ser la dieta de los pacientes con problemas cardiovasculares que toman este medicamento?

Los alimentos de hojas verdes como las coles, las acelgas o las espinacas, y otros como el brocoli, la coliflor o el hígado pueden inhibir los efectos de los anticoagulantes en la sangre. ¿Cómo debe ser la dieta de los pacientes con problemas cardiovasculares que toman este medicamento?

La coagulación es un proceso que está continuamente funcionando en nuestro organismo, reparando pequeñas fisuras en los vasos sanguíneos sin que, muchas veces, apreciemos una señal de ese daño. Estas roturas pueden producirse de manera espontánea o haber sido causadas por una enfermedad o un traumatismo (heridas y hematomas).

Hay personas con una alta predisposición a padecer trombosis (formación de un coágulo dentro del sistema vascular), por lo que deben administrarse tratamientos anticoagulantes para reducir el riesgo de sufrir una embolia (cuando un coágulo obstruye un vaso sanguíneo) o un ictus. También los pacientes con protésis valvulares del corazón y fibrilación auriculardeben controlar sus niveles de coagulación mediante estos fármacos.

Tal y como señala el doctor Nicasio Pérez Castellano, presidente de la Sección de Electrofisiología y Arritmias de la Sociedad Española de Cardiología, si no se padece ninguna enfermedad que afecte a la coagulación sanguínea, el efecto de la alimentación en este proceso es mínimo e insignificante.

Sin embargo, si un paciente está medicado con Sintrom o Warfarina debe controlar su dieta, ya que estos dos anticoagulantes forman parte de los llamados dicumarínicos, que actúan como antagonistas de la vitamina K, una vitamina clave en el proceso de coagulación de la sangre y que se encuentra también en algunos alimentos.

El experto expone las siguientes recomendaciones para que la alimentación resulte más favorable a la acción de los anticoagulantes:

Es importante llevar una dieta saludable, variada y constante, sin realizar cambios bruscos. Las dietas de adelgazamiento deben realizarse exclusivamente bajo un estricto seguimiento médico.

Las verduras de hoja verde como las acelgas, las espinacas y la lechuga y otras como el brócoli y la coliflor son ricas en vitamina K (precisamente la vitamina inhibida por el Sintrom), de manera que favorecen los procesos de coagulación de la sangre. Lo mismo puede ocurrir si se toma mucho hígado de cerdo o de cordero porque la vitamina K se sintetiza en ese órgano. 

“Es mucho mejor -advierte el doctor- tomar un poquito de estas verduras todos los días porque son muy saludables en lugar de hacerlo de manera salteada. No se deben suprimir estos alimentos, sino tomarlos de manera constante, para mejorar”. EFE