Foto: Especial
Antes de iniciar su viaje, Brenda tomó todas las precauciones necesarias para evitar ser víctima de algún delito: compartió su viaje, verificó que el vehículo coincidiera con el que le indicó la aplicación, y se aseguró de que las placas y el conductor fueran los mismos que en la imagen, sin embargo, esto no impidió que cayera en las manos de un presunto delincuente

Ciudad de México.- Brenda llegó a la Central de Autobuses del Norte en la Ciudad de México y pidió un Uber para ir a Polanco, sin embargo, el chofer desvió la ruta hacia el municipio de Ecatepec, Estado de México, para robarla; logró escapar del asalto al saltar del auto en movimiento.

A través de su cuenta de Twitter, Brenda de la Mora narró su experiencia, en la que también acusa un intento de secuestro, el cual pudo haber ocurrido la madrugada de este fin de semana en la capital del país.

De acuerdo con el relato de la joven, ella solicitó el servicio de transporte desde la Central de Autobuses del Norte, ubicada en la Alcaldía Gustavo A. Madero de la Ciudad de México, con destino a la calle de Masaryk, en la zona de Polanco.

Antes de iniciar su viaje, Brenda tomó todas las precauciones necesarias para evitar ser víctima de algún delito: compartió su viaje, verificó que el vehículo coincidiera con el que le indicó la aplicación, y se aseguró de que las placas y el conductor fueran los mismos que en la imagen, sin embargo, esto no impidió el intento de plagio.

“El conductor desde que me vio sabía perfectamente lo que iba a hacer. Tuve la suerte de escapar, hoy tal vez sería una más entre las cientos de mujeres que están matando porque pueden y nadie hace nada”, dijo.

La mujer relató que luego de iniciar su viaje, el chofer de la unidad la amenazó con un arma de fuego, la cual apuntó a su cabeza, además de que la despojó de su teléfono celular, el cual arrojó por una ventana para evitar que pudiera pedir ayuda.

“No sabes cómo le pedí al conductor que no me hiciera nada, que se llevara las cosas y que no había necesidad de lastimarme. No saben cómo le pedí a Dios que no me dejara morir así. Le pedí que me permitiera ver a mi hijo crecer…”, expresó.

Brenda detalló que el sujeto la tenía sometida mientras le apuntaba con el arma en la cara, hasta que logró liberarse de su agresor gracias a que pudo alcanzar el volante para descontrolar el automóvil “porque preferí morir prensada en un accidente que quien sabe dónde y cómo”.

Posteriormente, cuando circulaban supuestamente por una carretera del municipio de Ecatepec, en el Estado de México, la joven abrió la puerta del vehículo y se lanzó hacia la vialidad aún con el auto en marcha, por lo que rodó en el asfalto algunos metros para posteriormente levantarse y correr en busca de ayuda.

“Me aventé del coche, di como tres vueltas, me paré, corrí y grité con un miedo y una desesperación en tacones literalmente por mi vida. Ninguna, ninguna persona merece sentir que debe luchar por su vida, simplemente porque otra persona piensa que puede arrebatarla nomás porque si”.

Debido a que el camino por el que transitaban se encuentra en un área remota, la mujer no lograba encontrar alguien que la auxiliara, mientras que su supuesto secuestrador comenzó a avanzar en reversa para alcanzarla e impedir que escapara.

“Es lo peor que me ha pasado en la vida, porque pensé que me iba a matar. Cuando logre salir del coche corrí y gritaba por ayuda y no había ni coches, ni casa, ni luz y el wey se echaba de reversa para alcanzarme, hasta que apareció un carro que finalmente se paró a ayudarme”.

Brenda denunció que su presunto plagiario huyó con sus pertenencias, por lo que tiene en su poder sus identificaciones, tarjetas bancarias y documentos que podrían poner en riesgo su información personal.

“Se llevó mi maleta y mi bolsa con mi cartera, todas mis identificaciones y las de mi hijo, las llaves y Tarjetas bancarias y membresías. Además del dinero en efectivo. Hoy esta persona tiene toda mi información personal”, denunció.

Finalmente, la joven reconoció que ella corrió con suerte al lograr escapar de este presunto intento de secuestro y recordó que desafortunadamente en nuestro país muchas mujeres no corren con la misma suerte.

“Hoy estoy viva gracias a Dios y a mis ganas de luchar y no morir a manos de un pendejo sin moral, educación ni escrúpulos. Pero consiente estoy de que no es la suerte de muchas mujeres en México”, acusó.

Hasta el momento se desconoce si la mujer presentó su denuncia ante las autoridades correspondientes, mientras que Uber no se ha pronunciado respecto a esta denuncia.