Foto: AP
Raptors jugará en Tampa Bay, Florida, debido a las estrictas políticas sanitarias que existen en Canadá

TORONTO.- Los Raptors de Toronto comenzarán el mes próximo la temporada de la NBA jugando en Tampa, Florida, como su casa provisional, luego que el gobierno canadiense ratificó una serie de restricciones a los viajes en medio de la pandemia de coronavirus.

El equipo había buscado sedes alternas durante semanas, incluyendo Sunrise, Florida, la casa de los Panthers en el hockey sobre hielo. Pero en vista de que faltan menos de dos semanas para que se abran los campamentos de prácticas de la NBA de cara a la inauguración de la temporada el 22 de diciembre, los Raptors buscaron tomar una decisión definitiva cuanto antes.

Así, disputarán sus encuentros como locales en la Amale Arena, casa de otro equipo de hockey, el Lightning de Tampa Bay, ganador de la Copa Stanley.

“Básicamente, la situación actual de salud pública que enfrentan los canadienses, en combinación con la urgente necesidad de determinar dónde jugaremos, implica que iniciaremos nuestra campaña 2020-21 en Tampa, Florida”, indicó el presidente de los Raptors, Masai Ujiri, a través de un comunicado difundido el viernes por el club.

Un funcionario familiarizado con la decisión del gobierno canadiense dijo que la masiva propagación de COVID-19 en Estados Unidos ha llevado a que las autoridades de Canadá prohíban el cruce de sus fronteras para asuntos no considerados esenciales.

El funcionario, quien habló a condición de anonimato al no estar autorizado para hablar públicamente sobre el tema, dijo que existe la posibilidad de que en cierto momento del próximo año la decisión pueda revisarse.

Toronto, el único equipo canadiense en la NBA, necesitaban que se le eximiera del requisito de que cualquier persona que ingresa a Canadá por motivos no esenciales debe quedar en cuarentena durante 14 días. La frontera entre Estados Unidos y Canadá sigue cerrada a viajes no indispensables.

El doctor Andrew Morris, profesor de enfermedades infecciosas en la Universidad de Toronto, dijo que el gobierno canadiense tomó la decisión acertada.

“Con la situación actual, es casi imposible que el gobierno avale los viajes hacia dentro y fuera de una burbuja”, comentó.

Este año, el gobierno canadiense rechazó la petición de los Azulejos de jugar en Toronto debido a que las autoridades sanitarias consideraron que no era seguro que los jugadores viajaran hacia y desde Estados Unidos, uno de los países más afectados por el brote de coronavirus en todo el mundo. El número de contagios en ambos países, pero en particular en Estados Unidos, se ha disparado desde entonces.

Los Azulejos de Toronto no lograron persuadir a las autoridades de Canadá para que les otorgara una excepción y se vieron obligados a tener una sede temporal en Buffalo, Nueva York, este año.