“Dadme un punto de apoyo y moveré al mundo”.

Arquímedes.

 

Es un hecho que todo ser humano posee un potencial sorprendente, en muchos casos más de un talento. Solo necesita que alguien le ayude a crecer con estructura  para obtener; claridad, seguridad, dirección e impulso. Una vez resueltos estos factores, el novato en un trabajo temporal estará listo; con  voluntad plena de aprender de todo y de todos, aportando lo mejor de sí mismo.

He tenido la fortuna de acompañar la transformación extraordinaria que logran jovencitos de 18 años ante su primer trabajo. Llegan a la planta con esa ropa, ya saben; pantalones a media pantorrilla y más abajo de la cadera, el cabello largo recogido con una liga y la cachucha con la visera hacia atrás. Algo vieron en mi cara modelo 1945 que dijeron sonrientes: “si no nos vestimos así  nos matan en nuestra colonia”.

Con 24 horas de entrenamiento, seis sesiones de cuatro horas en horario que no afectara la producción de la empresa (Pilot), dos años después eran jefes de línea.

¿El secreto? Autodisciplina laboral, auto supervisión cumpliendo con rigor el protocolo de producción para entregar calidad a detalle.

Los adolescentes que no tuvieron recursos para formarse profesionalmente. Tienen una extraordinaria capacidad de aprender, aplican de inmediato lo aprendido, con dinámicas adecuadas. Son como esas biznagas silvestres que soportan estoicas las inclemencias del desierto y con tan solo unas gotas de lluvia florecen al amanecer de día siguiente.  Me consta.

El nacimiento en “el mundo laboral” es muy parecido al que tuvimos a la hora de nacer a la vida; llegamos estrenando los pulmones con un llanto potente que anuncia a todos los presentes que estamos listos para crecer y aprender, listos para descubrir, evaluar y aprovechar toda oportunidad legítima que se presente. La palabra “motivación” significa lo que te mueve a la acción.

De todos los jóvenes que obtienen su primer trabajo formal, permanecen y prosperan solamente los que demuestran, cada día, tener el perfil y la actitud de alcanzar el desarrollo personal bajo su total responsabilidad. Empezando por ser puntual, que nadie en su casa tenga que picarle las costillas para que despierte. También, los que arrastran los pies al caminar no son contratados, porque es de flojera ese lenguaje corporal (a menos que en su solicitud anoten cualquier discapacidad presente).   

En la empresa es indispensable que los reclutadores demuestren capacidad de crear un clima de empatía y respeto así como ética profesional –documentada-, para que los principiantes sientan que el avance es sólido con oportunidad verdadera para obtener trabajo y mantenerse en él con desarrollo asistido en su primera etapa.

En la empresa, hay que facilitar al máximo el proceso inicial, que es el momento más crítico, implementando cuidadosamente el método de micro enseñanza: Llenar bitácora de los temas-clave, explicar cada uno de ellos con el método “cápsula informativa”, estableciendo un clima de apertura con el criterio: “ahora es su turno de preguntar y si tienen dudas, bienvenidas; porque quien no duda, es porque no razona”.

Ahora nos toca impulsar la Economía basada en el Conocimiento.

 

¡Decídete a ser feliz hoy!

@_A_lfonsina