Foto: Archivo
Dijo que es reprobable la actitud de los diputados locales del PRI que descaradamente están al servicio del gobernador Rubén Moreira.

Torreón Coahuila.- El Coordinador Nacional de los Diputados Locales del PAN, Marcelo Torres Cofiño, cuestionó el papel de los legisladores locales del PRI, quienes, a su juicio, traicionaron a los coahuilenses al aprobar una ley que permite al gobernador solicitar créditos hasta por 2 mil 500 millones de pesos sin permiso del Congreso local.

El panista dijo que es reprobable la actitud de los diputados locales del PRI que claramente están al servicio del gobernador Rubén Moreira.

Dijo que no pudieron revisar a profundidad, en sólo nueve días, una iniciativa como la que envió el gobernador; sin embargo, los legisladores priistas, fieles a su costumbre, se pusieron a su servicio dando la espalda, una vez más, a la ciudadanía.

Recordó que el tema de la deuda es de alta sensibilidad para los coahuilenses, dado el vergonzoso historial de la megadeuda heredada por el hermano de quien, ahora, se manda hacer una ley a modo para una vez más poner en riesgo el patrimonio de los coahuilenses.

“Sólo quiero razonar la andanada de incrementos en impuestos que se nos vino a quienes vivimos en Coahuila como consecuencia de la deuda de Humberto Moreira y ahora su hermano Rubén, en vez de perseguir y castigar a los responsables, incrementó el precio hasta de las actas de nacimiento.

Sobre el límite para el endeudamiento de corto plazo de los municipios, el ex coordinador de la bancada del PAN en San Lázaro señaló que si bien la medida es positiva, “fue utilizada como una mascarada para disfrazar las verdaderas intenciones de Rubén Moreira, que era que el Congreso local le firmara un cheque en blanco para, en tiempos electorales, poderse endeudar a su antojo”.

Marcelo Torres dijo que, en diciembre del año pasado, 2015, el gobierno estatal solicitó un crédito por 830 millones de pesos, de los cuales no ha dado a conocer su destino. Por eso, “no hay garantía alguna de que un crédito por más de dos mil 500 millones que pidan sin autorización, vayamos siquiera a saber a dónde fue a parar ese dinero, justo como ocurre con los recursos de la megadeuda”.