Foto: EFRÉN MALDONADO
Finalmente el conductor fue sometido, aunque no dejaba de lanzar amenazas a los policías

RAMOS ARIZPE, COAH.- Cuando elementos de Tránsito recorrían el poniente de Ramos Arizpe, observaron un Chevrolet Sonic que iba a exceso de velocidad, por lo que al marcarle el alto el conductor hizo caso omiso.

En lugar de detener la marcha aceleró para intentar perder a los oficiales, quienes en repetidas ocasiones le marcaron el alto en la persecución que inició en la calle Federalismo y Gustavo Díaz Ordaz, concluyendo en la calle Huizache de la colonia Cactus.

Ahí, el ebrio conductor quien dijo llamarse Roberto Gutiérrez, bajó corriendo del auto para aparentemente meterse a un domicilio, pero al momento de descender  cayó al suelo, dando oportunidad a los oficiales a que lo detuvieran.

Los oficiales le dijeron que tendría que ser llevado a las celdas, pero comenzó a insultar a los policías a quienes les decía que él era reportero y que iban a lamentar haberlo detenido.

Roberto en todo momento insultó a los oficiales y jamás dijo de cuál medio era, además de que los agredió físicamente lanzándoles golpes al resistirse a la detención.