Afectada. La iniciativa privada cuestionó duramente este ejercicio impulsado por el gobierno federal, al poner en riesgo la confianza.11%
La mañana de ayer, el Gobierno federal anunció que no otorgará los permisos a través de Conagua

CDMX.- Las acciones de Constellation Brands, empresa que tiene los derechos para producir y comercializar las marcas de Grupo Modelo en Estados Unidos, cayeron ayer hasta su menor nivel en los últimos cinco años.

Esto ocurre tras la negativa de los habitantes de Mexicali, Baja California, para la construcción de la planta cervecera.

Durante la conferencia matutina, la subsecretaria de Desarrollo Democrático, Participación Social y Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobernación, Diana Álvarez, informó que el 76.1 por ciento de las personas que votaron en Mexicali sobre la construcción de la planta cervecera de la firma estuvieron en contra, de un total de 36 mil 781 personas.

“Con respecto a estos resultados, como consecuencia, la Conagua ya no dará los permisos correspondientes que estaban pendientes para la operación de la planta, y de inmediato el Gobierno federal se va a poner en contacto con la empresa para buscar opciones para subsanar los daños”, destacó.

Hasta febrero, la empresa acumuló un avance del 70 por ciento en la inversión de mil 400 millones de dólares para su planta de Mexicali, la cual fue anunciada desde 2016.

Aunque en el transcurso de la jornada, la acción de Constellation Brands cayó hasta 11%, cerró sus operaciones con una minusvalía de 6.57%

ES UNA PÉSIMA SEÑAL: CCE

La decisión del gobierno federal de negar los permisos subsecuentes de Conagua a la empresa Constellations Brand muestra que el gobierno federal está empeñado en destruir la posibilidad de generar confianza a los inversionistas nacionales y extranjeros, dijo el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar.

En un comunicado, advirtió que las consecuencias de realizar una consulta pública que violenta el estado de derecho, no se verán solamente en Mexicali, sino en el país entero, porque “la señal que manda México al mundo es que aquí no se respeta la ley, y que no existe garantía alguna para quienes busquen invertir, generar empleo y desarrollo en el país”.