Foto: Especial
Tras regresar de vacaciones, los síntomas se hicieron presentes y ahora deberán resguardarse; decenas de personas hacen filas en los quioscos de salud del gobierno local y en los laboratorios privados

CIUDAD DE MÉXICO. Tras salir de vacaciones de Semana Santa, habitantes de la Ciudad de México comienzan a dar positivo en la prueba de covid-19.

Tal es el caso de Pamela Bátiz, quien dejó el confinamiento para viajar a Cancún con un grupo de amigas.

La verdad es que presentó la oportunidad… Lo vi como una distracción y todo se presentó y pues accedí y sí, hoy soy positiva. Vine (a hacerme la prueba) por responsabilidad porque sé que pude haber estado en riesgo saliendo de mi ciudad. Presenté temperatura hace dos días y pues sí, desafortunadamente salí positivo, pero me voy a resguardar en mi casa, voy a tomar los cuidados necesarios”, dijo ayer Bátiz tras examinarse en el quiosco de salud instalado en la explanada de la alcaldía Benito Juárez.

Alicia viajó al puerto de Acapulco en Semana Santa y al regresar el pasado lunes un fuerte escurrimiento nasal la puso en alerta.

Cada año viajamos a Acapulco en familia; este año no fue la excepción, toda la familia nos fuimos a Acapulco, la verdad allá había mucha gente sin cubrebocas, todo muy normal y ahora que regresamos comencé con gripa y mucho escurrimiento nasal; hoy me hago la prueba y salió positiva, ahora tiene que venir toda mi familia porque todos viajamos en el mismo coche y allá dormimos juntos”, contó Alicia.

La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, pidió el pasado lunes realizarse la prueba covid-19 a quienes salieron de vacaciones para detener las cadenas de contagio.

Ayer se vieron filas para aplicarse la prueba en quioscos de salud y en laboratorios privados, como en la sucursal de Salud Digna ubicado en la avenida Universidad, donde antes del mediodía contabilizaron unas 70 personas, quienes eran atendidas sólo con cita previa.