Foto: Especial
Dos hombres y una mujer, detenidos desde hace seis años acusados por el delito de 11 homicidios de mujeres, fueron exonerados por la Fiscalía General del Estado de Chihuahua por falta de pruebas en su contra

Ciudad Juárez, Chih. Dos hombres y una mujer, detenidos desde hace seis años acusados por el delito de 11 homicidios de mujeres, que fueron localizadas en el Arroyo de El Navajo en el 2011 y 2012, fueron exonerados por la Fiscalía General del Estado de Chihuahua por falta de pruebas en su contra.

Durante una audiencia sobre este caso, realizada en la Ciudad Judicial a un costado del Cereso Estatal, personal del Ministerio Público adscrito a la Fiscalía General del Estado (FGE) retiró los cargos de asesinato y delincuencia organizada que había presentado en contra de tres personas acusados de ser parte del grupo criminal Los Aztecas, a quienes acusó de ser parte del grupo criminal que mató a 11 mujeres, cuyos restos óseos se localizaron en el arroyo El Navajo.

Los acusados son Eduardo Sánchez Hermosillo, Esperanza Castillo Saldaña y Rafael Mena, quienes llevan varios años detenidos y en el año 2018 fueron acusados de los delitos de homicidio agravado, trata y delincuencia organizada.

Sobre estos hechos el Ministerio Público (MP) adscrito a la FGE, Ángel González Cansino, retiró todos los cargos a Mena y pidió el sobreseimiento del proceso penal, lo que tiene efectos de una sentencia absolutoria.

El fiscal también retiró los cargos contra Sánchez Hermosillo y Castillo Saldaña en cuanto a los delitos de homicidio agravado en contra de 11 víctimas y asociación delictuosa.

Solo quedó vigente el delito de trata y a cada uno les ofreció una pena de 10 años por esa conducta y únicamente por cinco de las 11 víctimas.

La Fiscalía no pudo reunir las pruebas para acreditar que en las fechas en que ocurrieron los hechos los ahora exonerados pudieron haber intervenido. “Se tendría que probar que ellos les dieron los golpes”.

“Quedaron acreditados los homicidios porque se tenían los restos óseos y los resultados de los peritajes para la identificación, pero probar la intencionalidad delictiva no fue posible. La intención de querer matar cómo se va a probar”.

Presuntamente estas personas, asociados con otros integrantes del crimen organizado prostituían por la fuerza a las jóvenes en el hotel Verde “y las tres personas fueron detenidas tras el asesinato de los agentes de la Policía Federal Gustavo Rosales González y Simón Andrade Flores en septiembre de 2010, en el exterior del Hotel Verde ubicado en la calle Melchor Ocampo en la zona Centro.

Las 11 víctimas de los 28 casos por las que se ha ejercido acción penal desaparecieron entre enero de 2009 y diciembre de 2010 y sus restos óseos comenzaron a recuperarse a partir del 21 de octubre de 2011 en las vertientes que conforman el Arroyo El Navajo, ubicado en el Valle de Juárez, a 77 kilómetros de esta ciudad.

Las víctimas son Brenda Berenice Castillo García, María Guadalupe Pérez Montes, Lizbeth Avilés García, Perla Ivonne Aguirre González, Idalí Juache Laguna, Beatriz Alejandra Hernández Trejo, Jesica Leticia Peña García, Deysi Ramírez Muñoz, Andrea Guerrero Venzor, Mónica Liliana Delgado Castillo, Jessica Terrazas Ortega y Jazmín Salazar Ponce.

En el mismo caso en julio de 2015 Jesús Hernández Martínez, alias “El Gordo Maloso”; César Félix Romero Esparza, “El Félix”; Édgar Jesús Regalado Villa, “El Piwi”; José Antonio Contreras Terrazas, “El Koyac”; Manuel Vital Anguiano, “El Meny” fueron sentenciados a permanecer 697 años y seis meses en la cárcel como responsables de los delitos de trata y homicidio contra las mismas 11 mujeres.

En otro juicio oral –en octubre de 2017– Pedro Payán Gloria “El Pifas”, fue condenado a 430 años de cárcel al ser encontrado culpable de los delitos de homicidio, trata y delincuencia organizada en perjuicio de las mismas 11 jóvenes.