Si se han negado a ver series españolas, les aconsejo dejar de lado los prejuicios y darle oportunidad a alguna de estas tres opciones que pueden encontrar en Netflix. 

LA CASA DE PAPEL. España ha copiado la fórmula de las series gringas, pero en este caso (no como le sucedió a México con el bodrio de “Gossip Girl Acapulco”) les ha puesto toda la mano. Una de mis primeras recomendaciones es “La Casa de Papel”, serie que inicia con el atraco a la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, en Madrid. Un equipo de pillos, a las órdenes de un cerebrito llamado El Profesor, planea durante cinco meses el robo más grande del siglo. El plan parece perfecto hasta que se pone en práctica y todo comienza a fallar.

Encerrados en el edificio y mientras tienen las máquinas funcionando para producir cientos de millones de euros, los atacantes deben controlar a los rehenes y lidiar con sus propios desencuentros y malas decisiones. 

“La Casa de Papel” es una historia, sobre todo, muy emocionante, de ésas que no te permiten quitarle el ojo y que te obligan a sintonizar un episodio tras otro. En Netflix encontramos desde hace poco nuevos capítulos. Quizá le hallarán sus fallas, pero ya verán que les parecerá en extremo entretenida.

VIS A VIS. Es la versión española de “Orange Is the New Black”. Una mujer que cometió un delito de desfalco termina viviendo un infierno dentro de una cárcel de mujeres, mientras su familia intenta sacarla de ahí o salvarle la vida a como dé lugar. 

“Vis a Vis” me sorprendió porque puede llegar a ser incluso más interesante que la propia serie en la que está basada. Los personajes, al igual que en la versión de Jenji Kohan, son muy reales, estrujantes, melancólicos y conmovedores. La gran diferencia entre ambas series, es que la española es más violenta y espeluznante. Quizá no sea apta para quienes huyen a los excesos de sufrimiento. A todos los demás, les encantará.

Las primeras dos temporadas están en Netflix, mientras que hace unos días FOX España anunció el arranque del tercer ciclo para el 23 de abril de este año. Sí, se verá primero en ese país, pero queda internet para los desesperados que no aguanten unos meses hasta que llegue al sitio de streaming.

MERLÍ. Es un extra en la lista, ya que se sale del molde de las dos recomendaciones anteriores. “Merlí” cuenta la historia de un profesor de filosofía muy singular al dar sus clases. La serie se desarrolla entre la vida de los alumnos y de los maestros, con tramas muy juveniles y algunas pizcas de la llamada “Madre de todas las ciencias”. Dice un amigo: “Es Clase 406 con algunos guiños a filósofos famosos”. Puede ser, pero no crean que se parece demasiado a las telenovelas mexicanas. “Merlí” tiene corazón, buenos personajes y algo de aprendizaje para la vida. Como dato curioso, está hablada en catalán. En Netflix encontrarán las tres temporadas.