No llegó a tener la notoriedad como galán de telenovelas que Rogelio Guerra, pero cuando menos en una de ellas se disputó el amor de una de sus heroínas.

Curiosamente, casi dos meses después del fallecimiento de Rogelio Guerra acontecido el pasado 28 de febrero el fin de semana pasado dejó de existir en su caso a los 82 años de edad, José de Jesús Casillas Rábago, mejor conocido como el galán de telenovelas Gregorio Casal, a quien por lo mismo hoy recordaremos haciendo un recorrido por los mejores títulos de su paso por la pantalla chica.

El debut de Gregorio Casal en telenovelas es el mismo que tuvo en el cine en 1968 como parte de un clásico de las telenovelas históricas como fue “Los Caudillos”, que bajo la producción del “Señor Telenovela”, Ernesto Alonso, se trató de recrear la lucha de independencia de México teniendo a un primer actor como Enrique Rambal interpretando a Miguel Hidalgo; Carlos Bracho a Ignacio Allende y la primera actriz Silvia Pinal a un personaje ficticio llamado Jimena. El que interpretó Gregorio Casal, bajo su nombre artístico todavía de aquel entonces de Jesús Casillas, fue el del Lic. González. En 1970, otra vez bajo la producción de Alonso, y ya como Gregorio Casal, formó parte del elenco de la única telenovela, también histórica, que realizó María Félix, “La Constitución”.

Para mediados de la década de los 70 Gregorio Casal ya era un rostro conocido en melodramas seriados como el clásico “Pobre Clara”, protagonizado por Chela Castro y Julio Alemán en 1975, para el resto de la década sobresalir en seriales como “Humillados y Ofendidos”, de 1977, compartiendo créditos con Silvia Pasquel, Juan Peláez y el primer actor Rafael Baledón, producida en su caso por Valentín Pimstein y “María José”, de 1978, donde el personaje protagónico recaía en la actriz Fanny Cano y también participaban la también desaparecida Blanca Sánchez y los hoy primeros actores Leonardo Daniel, Fernando Luján y Susana Dosamantes, entre otros.

Sin embargo, fue en la década de los 80 cuando Gregorio Casal se consolidó como galán y actor de primer nivel también dentro del género iniciando con “Ambición”, de 1980, al lado de Edith González; de Angélica María y Juan Ferrara en “El Hogar que yo Robé”; de pareja de Daniela Romo en “Déjame Vivir”, de 1982;disputando con el mencionado Rogelio Guerra el amor de Susana Dosamantes en “Amalia Batista”, de 1983; uno de los galanes del refrito de “El amor tiene cara de mujer” que en 1984 se conoció como “Principessa”, protagonizada por Irán Eory; siendo uno de los sospechosos del asesinato de la mujer por la que Angélica Aragón va a la cárcel en el clásico “Vivir un poco”, de 1985, que también protagonizó al lado de Rogelio Guerra.

El cierre “con broche de oro” de Gregorio Casal en las telenovelas fue con un título donde compartió créditos con la primera actriz Norma Herrera que fue “Cicatrices del Alma”, que en 1986 se adelantó poco más de una década a la temática que en 1997 manejó de manera “novedosa” TV Azteca con “Mirada de Mujer” y cuyo refrito de Televisa se tituló “Piel de Otoño” en el 2005. Descanse en paz.

Comentarios a: sopeoperas@yahoo.com