ESPECIAL
Sin precisar números señaló que una buena parte de las pacientes tienen temor de acudir a los hospitales públicos mixtos

José Salvador Gallegos, director del Centro de Ginecología de Saltillo, comentó que durante los más de ocho meses que lleva la pandemia, en este hospital particular se han triplicado las atenciones por embarazo y parto.

Sin precisar números señaló que una buena parte de las pacientes tienen temor de acudir a los hospitales públicos mixtos que atienden a pacientes COVID, así como a pacientes que no lo son.

“Entonces ellas, con el temor del contagio prefieren ir a una unidad privada. Sí se ha incrementado mucho”, dijo Gallegos Mata.

Declaró que además dicha tendencia se debe a la negativa de las instituciones de salud gubernamentales a atender a pacientes que no tienen coronavirus.

“Se escudan, me imagino, es un pensamiento mío; en que son unidades COVID para rechazar pacientes que no tienen ese problema… Hemos visto pacientes que fallecen por problemas que no son COVID y que no los quisieron atender porque no eran COVID o pacientes que no tienen ningún problema relacionado con el COVID y que ellos quieren meterlos a las unidades de COVID, aunque no sean.

“Ese tipo de situaciones hace que la gente tenga temor de ir a los hospitales de gobierno y prefiere atenderse en un hospital privado”, comentó Gallegos Mata.

Aclaró que este centro no entró en el convenio interinstitucional con la federación para prestar servicios de salud a población abierta, debido a la falta de solvencia de las autoridades para pagar a las clínicas particulares.

“Se tardan mucho en pagar, tiene uno que financiar hasta seis meses y los tabuladores son demasiado bajos, es difícil. Necesitarías tener un colchón económico importante para solventar ese tipo de situaciones”, concluyó.