Fotos: Omar Saucedo
El conjunto lagunero cumple 25 años y los festejó con una breve gira por el estado, el cual concluyó en el escenario del Teatro de la Ciudad Fernando Soler. Entrevistamos a su director, Ramón Shade

El pasado domingo 23 de junio el Teatro de la Ciudad Fernando Soler fue sede de la clausura de la gira de conciertos que la Camerata de Coahuila hizo en celebración de su 25 aniversario, en la cual llevaron su música a Cuatrociénegas y su natal Torreón, con “La Creación” de Haydn como su programa.

Esta pieza compuesta en 1798 por el autor austriaco se trata de un oratorio que cuenta con júbilo el periodo de los siete días en que, de acuerdo a la tradición judeocristiana, Dios creó al mundo.

El conjunto de 48 músicos, dirigidos por Ramón Shade, estuvo acompañado por la soprano Anabel de la Mora, el tenor Enrique Guzmán y el bajo Rodrigo Urrutia, además de los miembros del Coro del Instituto de Música de Coahuila, quienes dieron al público un espectáculo digno de varios minutos y ovaciones de pie por su labor.

Tal actuación fue producto de los años de experiencia del director y del cuidado que ha puesto en la conformación del grupo, así como la calidad de sus músicos y las sanas relaciones entre ellos.

En entrevista con VANGUARDIA Shade habló precisamente de estos factores, incluido un vistazo al génesis de la Camerata, uno de los más sólidos y antiguos proyectos de Coahuila y que ha generado una respetable imagen ante su público.

“Ha habido una evolución y alguna vez me preguntaron que qué era para mí lo más importante de todo lo que hemos hecho y yo digo que vivir esa evolución”, comentó sobre estos 25 años, “vivir cómo ha ido creciendo, cómo se va desarrollando, ese transcurso de 18 músicos a 48 músicos han sido muchos años de mi vida y para mí Camerata es un regalo”.

Destacó que el proyecto inició “muy sano” pues primero se formó el Patronato de Arte, Cultura y Sinfonía de La Laguna, desde el cual se gestionó la creación del conjunto y quienes llamaron al maestro para quedar al frente del mismo.

Sobre esto contó que en un principio las ambiciones de la organización era crear una orquesta sinfónica de muchas plazas, pero él aconsejó mesura, empezar pequeño para ir creciendo y tanto invitados nacionales e internacionales de trayectoria como el tiempo mismo confirmaron que esta fue una correcta decisión.

“Yo les dije que tanto para ir creando un público como por la cuestión económica hay que reducirlo. Algunos me decían que no la creciera, que se quedara pequeña, pero ha tenido que evolucionar para poder tener otros programas”, comentó.

“Algo muy importante aquí es apelar a la inteligencia del público”, agregó sobre la programación, “obvio hay mucha música de concierto que son hits, luego luego la identifica el público pero siempre he dicho que lo que debemos hacer es ir educando”.

“A veces es muy difícil programar, decir qué quieres que sea tu orquesta y al programar lo estás haciendo. Como programas eres y no es llenar un estante que dure dos horas, es presentar con una lógica, algo integrado, amarrado y a veces eso te puede llevar semanas”, agregó.

Señaló, a propósito de lo anterior, que elegir esta pieza para celebrar su aniversario, a pesar de que se trata de una obra de difícil ejecución, no fue en vano, pues buscaron proponer una similitud entre la creación del mundo y la de una orquesta.

“Una orquesta es un microcosmos, convivimos, viajamos, nos vemos todos los días y cuando nosotros tenemos audiciones para alguna plaza vacante siempre también nos fijamos en el carácter, que no vaya a echar a perder la atmósfera de trabajo. Crear una orquesta es algo muy orgánico y sutil”.

Shade comentó que siente a los laguneros identificados con la Camerata y que la sienten suya, “están orgullosos de ella y hay una identidad con todo Coahuila”.

Hasta la creación de la Orquesta Filarmónica del Desierto, que en 2020 cumple cinco años, el conjunto lagunero tuvo presencia en la ciudad y su director comentó que es de su interés no abandonar al público saltillense.  “Es importante que tanto ellos han ido a Torreón como nosotros estar presentes aquí. Yo creo que mientras más orquestas haya en un estado es más enriquecedor. Saltillo como capital no podía sin orquesta sede”.

El dato:

La Camerata de Coahuila ha tocado junto a solistas de talla nacional e internacional como Renée Fleming, Javier Camarena, José Carreras, José María Gallardo del Rey, Ramón Vargas, Horacio Franco, Leo Brouwer y decenas más.