Además de un elemento indispensable para la puesta en marcha del Sistema Nacional de Transparencia, el proceso de armonización de las leyes está llamado a ser un exitoso ejercicio paradigmático de nuestro federalismo democrático. 

Conscientes de ello, desde el 4 de mayo de 2015, el Consejo Nacional del Sistema Nacional de Transparencia (SNT), mismo que preside el Inai, ha coordinado una serie de acciones para impulsar el cumplimiento de este objetivo en tiempo y forma; mismas que, para su exposición y en un afán práctico, englobaré en tres rubros: promoción y capacitación; diagnósticos y estudios, y firmas de convenios. 
Con la intención de poner sobre la mesa de las legislaturas estatales, el apremio de homologar y tener un piso parejo en cuanto a las condiciones mínimas necesarias para el ejercicio de los derechos fundamentales de acceso a la información y protección de datos personales, en conjunto con el Senado hemos impulsado una gira por 12 entidades de la República en las que hemos subrayado la importancia de la armonización normativa, así como el hecho de que, de acuerdo con el nuevo marco normativo, los órganos garantes contarán con nuevas herramientas para asegurar a la ciudadanía el ejercicio de sus derechos. 

En virtud de ello, desde el SNT hemos coordinado 14 talleres (en el mismo número de entidades) y 12 jornadas de sensibilización con titulares de unidades de enlace a fin de capacitar a los funcionarios en la materia y asegurar que dichas unidades funcionen como un vínculo clave para que el ciudadano tenga acceso a la información pública que requiera.

A la par de los organismos garantes de los estados, los legislativos locales no enfrentan una tarea menor. Por eso, hemos trabajado para generar insumos que contribuyan a identificar los puntos neurálgicos del proceso de armonización; mismos que en algunos casos nos han señalado la pertinencia de ajustes menores, mientras que en otros han servido para señalar la necesidad de realizar intervenciones de mayor alcance. 

En este proceso es necesario que no olvidemos que se trata de armonizar las legislaciones en materia de transparencia, pero que existe un andamiaje que parte de las constituciones locales. Así pues, para atender lo relativo a la máxima jerarquía normativa, desde febrero de 2014, se tiene disponible un estudio comparativo de constituciones locales (ver documento en portal de Inai); así como un documento en el que se identificaron los elementos de las leyes estatales susceptibles de ser armonizados con la Ley General de Transparencia en un documento entregado en junio de 2015 (ver documento en portal de Inai). 

Otro punto importante en la agenda de trabajo del Consejo del SNT ha sido acompañar los avances en el proceso de armonización legislativa de las entidades federativas a la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública, lo que nos ha llevado a estar muy alertas del seguimiento de las iniciativas legislativas locales durante los últimos siete meses. 

Como consecuencia de ello, si bien hemos recibido con agrado el hecho de que cinco estados ya hayan concretado su armonización, en dos ocasiones hemos debido hacer uso de nuestras nuevas atribuciones para presentar acciones de inconstitucionalidad ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación; todo con el objetivo de asegurar que las nuevas legislaciones no contravengan principios constitucionales y se encuentren alineadas a lo dispuesto en la Ley General. Deseamos y confiamos que los congresos de Tabasco y de Querétaro hagan las adecuaciones necesarias en sus respectivas leyes, a fin de dejar sin materia los recursos legales existentes y poder cumplir así con los tiempos estipulados para la adecuación; pero sobre todo que, cada vez sean más los estados que se sumen a este necesario proceso de armonización. 

Ante este panorama, no nos hemos limitado a dar seguimiento a la parte legislativa. A la par de estas acciones firmamos un convenio con la Conago para impulsar, desde ese frente, la firma de instrumentos específicos con la finalidad de brindar apoyo, asistencia, asesoría y acompañamiento cuando se requiera para elaborar los proyectos de iniciativa de reforma a la Constitución del Estado y de iniciativa de reforma de la Ley de Transparencia Estatal o, en su caso, del DF. 

A pesar de los esfuerzos aquí enunciados, el ejercicio de federalismo debe acelerarse en los calendarios de trabajo de las entidades pendientes de armonizar sus leyes. Es cierto, un año puede ser suficiente para cumplir con la enorme tarea que tenemos entre manos, pero cuando se trata de tener un suelo parejo para el ejercicio de los derechos fundamentales de las y los mexicanos, la conciencia que debe privar en los congresos es que un día puede ser tarde. 

Twitter: @Ximena Puente