Aunque el cierre del encuentro hizo más decoroso el marcador, el partido más esperado de la temporada quedó a deber al igual que el espectáculo del medio tiempo

Finalmente fueron los Patriots quienes se llevaron la victoria y el Vince Lombardi frente a los Rams de Los Ángeles, pero por donde se le vea, este encuentro no fue lo esperado.

Si bien la lectura del partido puede ser un duelo en el que las defensivas estuvieron cerradas —y claro que hicieron un gran trabajo— la espectacularidad que se esperaba por parte de dos de las mejores ofensivas de la liga quedaron a deber.

De igual forma, el show del medio tiempo, ese que le pone sazón a la fiesta de la NFL y que  llegaba con polémica previa, será recordado como uno de los más “pobres” en los últimos años.

Maroon 5, Travis Scott y Big Boi salieron al escenario, pero la gente habló más de la aparición de menos de 5 segundos de Bob Esponja, hecho que se robó el show para bien o para mal.

Aunque el encuentro cerró con algo de emoción, al final los ‘Pats’ y Tom Brady, odiados por muchos y amados por otros más, lograron su sexto anillo de campeones en el Super Bowl LIII, uno de los más insípidos de los últimos tiempo.

Sin duda, una experiencia única para los asistentes al Mercedes Benz de Atlanta, pero un juego más para los amantes de la NFL que se juntaron a ver entre amigos y familia el duelo por el título.

Los aficionados de los Patriots sufrieron durante todo el partido, pero al final pudieron festejar el sexto campeonato de la franquicia. Los Rams tendrán que seguir esperando para gozar de las mieles del triunfo.

Las defensivas fueron el factor determinante del encuentro, donde las ofensivas apenas pudieron combinarse para 16 puntos.