XI Festival de la Paella: sabores, amigos... y una tromba

A pesar de la fuerte lluvia, esta edición concluyó con gran ánimo y un buen número de asistentes que resistieron la tormenta
Fotos: Vanguardia/Marco Medina/Héctor García

Por: LIDIET MEXICANO/CAROLINA VIVEROS

El olor a azafrán se expandió por el sitio, las humaredas de los stands referían que el proceso había comenzado.

Todos se esmeraban en la preparación de este platillo español, todos sonreían, la camaradería se sentía en el ambiente, pues no obstante, la presencia de la cerveza y el vino artesanal de Coahuila amenizó aún más el evento

La preparación de las paellas varió en todos los equipos, algunos de ellos seguían instrucciones de  sus antepasados, otros adoptaron la forma de cocinar de los egipcios y hubo también quien simplemente se dejaba guiar por su don culinario.

Hubo cuatro categorías, valenciana y gourmet, éstas en amateur y profesional.

A decir de los expertos en la gastronomía, este proceso se enfoca todo a la buena preparación del arroz, que este tenga sabor, color, cocción exacta. Los vegetales, carne, mariscos, son adornos simplemente.

Fueron entre dos y tres horas en que los paelleros se ocuparon de la preparación, al filo de las 14:00 horas se dio la indicación para que todo parara y de inmediato se entregaran las muestras de sus platillos a los 50 jueces, unos eran de Saltillo, Monterrey y Estados Unidos.

Ahí la valoración se basó en el elemento base, el color, sabor y olor del arroz, el que tuviera la consistencia, acidez y cocción perfecta.

El manejo de los elementos, la integración de cada uno de las especias.

“Ahí se recoge todo, en la buena valoración lo demás son complementos”, dijo el juez Manuel Flores Revuelta.

También se consideró la integración del equipo de trabajo, la organización, el decorado de sus stands pero también el ambiente de todos los participantes.

La valoración, perduró por algunas horas, en esta ocasión fueron más de 60 platillos que se prepararon y los jueces degustaron todos y cada uno de ellos, mientras tanto los miles de comensales recorrían el festival y degustaban al mismo tiempo de las delicias ahí presentadas.

En medio de la emoción por saber quién se llevaría cada una de las categorías, una invitada inesperada llegó: la lluvia.

Durante varios minutos una fuerte tromba con vientos de más de 50 kilómetros por hora golpeó” fuertemente al festival.

 

Al menos cinco toldos fueron tirados, causando lesiones menores en dos personas. Un buen número de asistentes logró resguardarse como pudieron para esperar el final.

PJAMA, el grupo saltillense programado para tocar, no dejó de hacerlo, ya que improvisó un concierto acústico y didáctico con los asistentes, en donde se divirtieron cantando “El Cielito indo”. 

Así pasada la lluvia, los organizadores anunciaron los ganadores.

Que más allá de los equipos también la beneficencia salió con su premio: 250 mil pesos que se destinarán a la Cruz Roja Mexicana y la Asociación San Lorenzo.

El XI Festival de la Paella terminó con todo y la empapada por la lluvia.

Así se repartió el medallero y los reconocimientos en esta onceava edición: 

Categoría Gourmet amateur

3er DIF saltillo

2do La Flor de Tacuba

1er El buen sazón 

Categoría Gourmet profesional 

3er Lulu

2do La Mulata

1er La leche 

Categoría Valenciana Amateur

3er UANE 

2do Mineros 

1er El buen sazón 

Categoría valenciana profesional

3er Canirac laguna 

2do Amigos de los jueves 

1er La Toscana 

Reconocimiento mejor Presentación

Restaurante La Carmenta

Mejor escudería 

Tíos con sazón 

Mejor decoración 

Quinta Real